09
ago
2013
La importancia del cinturón de seguridad en un autobús

La seguridad vial también afecta a los vehículos de transporte colectivo, como bien queda reflejado en este vídeo en que se ve cómo los ocupantes de un autocar salen despedidos al chocar contra un camión.

A pesar de que no se ve sangre, la escena es dura. Ha ocurrido a principios de mes en la localidad china de Wenzhou, en la provincia de Zhejiang. Alrededor de las 10 de la mañana, un autobús realiza una ruta con 23 pasajeros, incluido el conductor. Circula por la autopista y se aprecia cómo ése se detiene (momento en el que empieza la grabación) y echa marcha atrás porque se ha equivocado de salida. Para ello, retrocede varios metros mientras que otros automóviles pasan a su lado hasta que ocurre la fatalidad: el conductor observa por el espejo retrovisor derecho que se acerca un camión, mete la directa e intenta acelerar a fondo, pero no le da tiempo. El choque es inevitable y la fuerza del impacto hace que el autocar vuelque. El resto, imagínatelo: varios ocupantes resultan heridos de gravedad al salir despedidos, mientras que sólo hay dos fallecidos: el propio conductor que vuela por la ventana y uno de los pasajeros de la parte posterior.

A raíz del accidente, varios medios locales están presionando a las autoridades para que se endurezca la legislación en materia de seguridad vial. La petición, al respecto, es clara: cinturones de seguridad obligatorios en todas las plazas. De haber existido esta posibilidad, probablemente ninguna persona hubiese muerto porque el chasis, en esta ocasión, aguanta el vuelco sin ninguna complicación.

En España también está abierto el debate a raíz del accidente de un autobús de línea en julio que cubría la ruta Serranillos-Ávila, que volcó en la N-403 a las afueras de Tornadizos, a seis kilómetros de la citada Ávila. Perecieron nueve personas.


En nuestro país, el 40% de los autobuses circulan sin contar este sistema de retención, obligatorio exclusivamente para aquellos vehículos matriculados nuevos a partir de mayo de 2007, fecha en la que entró la revisada normativa. Al respecto, el Ministro del Interior Jorge Fernández declaró que se está estudiando la posibilidad de que aquellos autocares que no tengan cinturones, estén obligados por reglamento a ir a una velocidad inferior a la permitida. El transporte urbano, en esta ocasión, se salvaría de las medidas debido a que marchan a baja velocidad (aunque no siempre) y, por espacio y disponibilidad, va más gente de pie que sentada.

¿Creéis que así se reduciría así la mortalidad? ¿Os da la sensación de que los conductores de autobús van más rápido o lento de lo permitido? ¿No todo es el cinturón, sino también que el autobús resista un vuelco y no se hunda el techo? Se abre el debate.

Publicidad