Novedad

Probamos el Peugeot 3008: Ahora sí es un verdadero SUV

Ya hemos podido conducir el nuevo SUV compacto de Peugeot, un modelo que destaca tanto a nivel estético como funcional y dinámico. Ya está a la venta con un precio inicial de 27.000 euros al que habría que restar los 1.700 euros de campaña de lanzamiento. ¿Merece la pena?
Por Iván Mingo / Pedro Berrio
Peugeot 3008 2016

Peugeot 3008 2016
  • Peugeot 3008 2016
  • Peugeot 3008 2016
  • Peugeot 3008 2016
  • Peugeot 3008 2016
  • Peugeot 3008 2016
  • Peugeot 3008 2016
  • Peugeot 3008 2016
  • Peugeot 3008 2016
  • Peugeot 3008 2016
  • Peugeot 3008 2016

Peugeot tiene muy claro que su futuro en particular y el de la automoción europea en general, para pasa por los SUV. Unos vehículos que aparte de sus peculiaridades, deben de poseer una imagen contundente y muy elaborada, un morro muy alto, una habitabilidad sobresaliente y unas ruedas generosas que acentúan su vertiente más off road.

Prueba de ello es el nuevo 3008, un vehículo que marca un antes y un después en la gama de modelos de la firma francesa. El diseño es uno de los principales atractivos de este creciente segmento y en Peugeot han trabajado a fondo su SUV compacto para hacerlo realmente llamativo sin necesidad de estridencias. Con sus 4,45 metros de largo mide ocho centímetros más que su antecesor, cuya silueta de monovolumen elevado no resultaba tan atractiva como la de un verdadero SUV y llega al competido segmento en el que se encuentran modelos como el Renault Kadjar, Seat Ateca, Kia Sportage o el Ford Kuga.

Las formas del nuevo 3008 no sugieren un tamaño cercano a los 4,5 metros, parece más compacto con todos los elementos que gustan en esta categoría, como un frontal poderoso, pasos de rueda marcados, llantas de 18" o 19", pintura bicolor y barras de techo. Sin olvidar de la posibilidad de optar por el techo negro, una solución que ha dado un resultado excelente a Range Rover con el Evoque.

Por dentro es mucho más sorprendente por el diseño del salpicadero, con el nuevo i-cockpit de serie en toda la gama. El i-cockpit se distingue por la ausencia de relojes tradiciones y en su lugar una pantalla TFT de 12,3 pulgadas, configurable por el conductor, muestra la información de diferentes formas con unos futuristas gráficos. Su funcionamiento extremadamente sencillo y atractivo en sus grafías lo posiciona un punto por delante que los que ofrece la competencia germana o francesa. En la consola central se encuentra otra pantalla, en este caso táctil, que engloba el sistema multimedia –compatible con Android y Apple– y sirve para controla la climatización, teléfono, equipo de sonido y navegador. Debajo se encuentran una serie de interruptores, con un diseño bastante llamativo, para acceder directamente a algunas funciones. Una vez más y como es tendencia, se ha simplificado al máximo la botonería, hasta el punto de que solo encontramos una fila única de botores con un atractivo disñeo en aluminio similares a las teclas de un piano.

El espacio interior es muy generoso tanto delante como en unos sobresalientes asientos posteriores y destaca especialmente la forma y la sujeción de los delanteros, especialemente los opcionales GT Line. El maletero, con 520 litros, lleva rueda de repuesto de emergencia y el piso se puede colocar a diferentes alturas, además de poder equipar sistema de apertura y cierre motorizado manos libres, con solo pasar un pie por debajo del paragolpes trasero. Además, puede llevar un patinete eléctrico plegable  –1.100 euros– firmado por la empresa Micro que, en combinación con una aplicación especial, recomienda trayectos alternativos y nos informa del estado de carga de la batería. También se ofrecerá una bicicleta plegable eléctrica, realizada por Peugeot.

La gama de motores estará compuesta por dos gasolina con potencias de 130 y 165 caballos, con cambio automático de serie en el más potente y opcional en el más pequeño. Los Diesel serán cuatro con potencias de 100, 120, 150 y 180 caballos con caja automática de serie en el más potente y opcional en el de 120 caballos. La tracción será siempre delantera pero algunas versiones contarán con el sistema de gestión de la tracción que ya utiliza el 2008 –Grip Control–, aunque en este caso con un total de cinco programas, Normal, Nieve, Barro, Arena y ESP Off, además de control de descenso de pendientes. Al estar construido sorbe la plataforma EMP-2 que ya se emplea en el Peugeot 308, la suspensión trasera es semi-independiente, con eje torsional. A pesar de ser más grande que su antecesor esta plataforma ha permitido reducir el peso total en 100 kilogramos.

Quedamos gratamente sorprendidos por el 3008, tanto por la apariencia de calidad que transmite a los ocupantes como por su comportamiento.

La comodidad está asegurada con detalles como dos posibles ambientes interiores que se modifican sobre la marcha afectando al aroma del interior –tres opciones–, al masaje de los asientos o a la iluminación. Adicionalmente tocar con nuestras manos cualquiera de los acabados es un acto muy agradables por la calidad de los elementos empleados.

Al volante nos llama la atención que el nuevo tipo de puesto de conducción iCockpit estrenado en el 208 hace años ha sido llevado a sus últimas consecuencias en este modelo. Con un volante minúsculo y achatado por arriba y por abajo. Sencillamente excepcional. Tras un corto periodo de aprendizaje a la nueva conducción, todo se convierte en facilidades, con un vehículo de tacto muy deportivo que encaja a la perfección tanto con su vocación rutera en carretera como con su agilidad en ciudad, a pesar de sus cotas exteriores.

Hemos podido conducir las variantes 'gordas'; motor gasolina de 165 caballos y Diesel de 180. en ambos casos nos ha sorprendido la deportividad general del conjunto, con un tren delantero ágil y extremadamente rápido en sus reacciones. Solo en condiciones de conducción decididamente deportivas y en carreteras de montaña detectamos unas reacciones de la suspensión algo secas que puede perjudicar algo la comodidad; pero hemos de tener en cuenta que estamos al volante de las versiones más radicales y deportivas y en ambos casos con llanta de 19 pulgadas.

El equipamiento será generoso, con todas las ayudas actuales a la conducción, de serie u opcionales, además de elementos como faros led para todas las funciones, asientos delanteros con masaje o un completo equipo de sonido firmado por la marca francesa Focal.

El 3008 se encuentra ya a la venta con un precio inicial de 27.000 euros a lo que habría que restar los 1.700 euros de campaña de lanzamiento.


comment-wrapper.tpl.php

Publicidad