Contacto

Probamos el Citroën C-Elysée 2017: El valor de la honestidad

Resulta difícil imaginar un coche tan grande y con un equipamiento tan completo por menos de 10.000 euros. Citroën lo hizo posible en la primera generación del C-Elysée y la acogida del mercado ha sido tan positiva que ve la luz esta nueva evolución que afecta fundamentalmente a la imagen y a la funcionalidad interior.

Por Iván Mingo
Citroën C-Elyssé 2017

Citroën C-Elyssé 2017
  • Citroën C-Elyssé 2017
  • Citroën C-Elyssé 2017
  • Citroën C-Elyssé 2017
  • Citroën C-Elyssé 2017
  • Citroën C-Elyssé 2017
  • Citroën C-Elyssé 2017
  • Citroën C-Elyssé 2017

Concebido como un vehículo para mercados emergentes –Turquía, China…– el resultado comercial del C-Elysée en España ha sido tan positivo que ve la luz la segunda entrega de este modelo. Y es que no es nada sencillo ofrecer tanto coche por menos de 10.000 euros, en concreto 9.600 euros, precio que alcanzamos si aplicamos los diferentes descuentos comerciales ofrecidos por la firma al precio tarifa oficial que es de 13.600 euros para la variante Diesel de 82 caballos.

Y es que en el mercado encontramos pocos coches más honestos que éste, no  busques lujos porque no los vas a encontrar, pero lo que sí puedes encontrar dentro de su cuidada carrocería de 4,40 metros de longitud son cinco plazas reales y un maletero de 506 litros de capacidad; algo muy difícil de igualar, junto con un equipo multimedia de última generación que nos permite además conectar nuestro móvil Android o iOS con la aplicación Mirror Screen. Para que les 'cuadren las cuentas' Citroën ha optado por recurrir a la plataforma del C3, que también sirve de base a diferentes modelos de Peugeot y DS, junto con elementos mecánicos de probada calidad y excelente funcionamiento.

En el interior nos sorprenden unas generosas cotas de habitabilidad, y es sencillo encontrar interruptores y mandos que nos recuerdan a anteriores creaciones de la marca pero que cumplen con su cometido a la perfección. El salpicadero, completamente rediseñado, se completa con un volante de generoso tamaño, que no puede ser multifuncional pero cuenta con un mando satélite para la radio, una nueva pantalla táctil multimedia para la navegación de siete pulgadas que ofrece un funcionamiento correcto y preciso, y un sistema de navegación que corre a cuenta de Tom Tom.

En general la presencia es austera, pero en materia de funcionalidad y comodidad no echamos absolutamente nada en falta.

En el exterior estrena nuevo frontal en el que se han rediseñado los grupo ópticos, que no puedes ser de xenón ni como opción, y se modifica la firma luminosa diurna, que ahora pasa a ser de Led. Cambios similares afectan a los pilotos posteriores, que ahora lucen un atractivo efecto tridimensional. Las llantas pasan a ser de 16 pulgadas y en un bonito diseño bitono.

Su comportamiento sobre el asfalto está caracterizado por tres elementos: fiabilidad, confort y habitabilidad. La fiabilidad está asegurada al contar con elementos mecánicos sobradamente probados. En paralelo, y pese a poder considerarse como un vehículo low cost, el C-Elysée incorpora el concepto Citroën Advance Comfort, o lo que es lo mismo, una serie de soluciones que afectan tanto a la mecánica como a los materiales interiores para hacer de los Citroën los vehículos más confortables del mercado. Así lo pudimos comprobar sobre el asfalto en Vigo, en las cercanías de la fábrica donde se produce. El comportamiento es siempre cómodo y previsible, con una suspensión de tarado eminentemente suave pero que nos permite viajar con total comodidad y transitar por entornos rurales con asfalto en mal estado o sobre pavimentos rotos sin el menor problema.

Al volante las sensaciones de conducción quedan completamente amortiguadas, algo en lo que tan solo caerán los verdaderos adictos a la conducción.

Disponible en tres opciones de motor; gasolina de 82 o 115 –manual o automático– y Diesel de 100 CV, nos ha convencido mucho la variante puretech tricilíndrica de 82 caballos, por su bajísimo consumo, así como el BluHDi de 100 en caso de que hagamos muchos kilómetros por carretera.

Está disponible en dos niveles de acabado; Feel o Shine –900 euros más–, este último cuenta con lujos como cámara trasera, conectividad con el móvil, navegado y cruise control. La horquilla de precios está entre 13.600 euros y 16.800, aunque hay que descontar 2.500 euros de promoción mensual y otros 1.500 por financiación


Publicidad