Contacto

Pilotamos el Seat León Cupra: A 300 se vive mejor

Además de actualizar el diseño exterior y una pequeña parte del interior, el compacto deportivo de Seat se vuelve más racing con la ganancia de 10 caballos que permiten llegar a la barrera de los 300 'jacos'. Pero, ¿se notan de verdad en pista o son más psicólogicos? Vamos a comprobarlo en el Circuito de Castellolí…
Por Carlos García-Alcañiz
Seat León Cupra 2017

Seat León Cupra 2017
  • Seat León Cupra 2017
  • Seat León Cupra 2017
  • Seat León Cupra 2017
  • Seat León Cupra 2017
  • Seat León Cupra 2017

Nos estamos acostumbrando a probar los últimos Seat Cupra junto a Jordi Gené, todo un respetable en el mundo de las carreras. Sus manos y sus pies llevan currando para la marca española desde hace una década y él es la cabeza visible de un equipo que trabajó a conciencia durante un tiempo para lograr el récord de compacto deportivo de tracción delantera más rápido en Nürburgring. El título se consiguió con esta generación del León Cupra, la tercera que está la venta desde que el primero naciera a principios del siglo XXI. Hoy el compacto está fabricado sobre la plataforma MQB del grupo Volkswagen como el Skoda Octavia o el Audi A3, una garantía en lo que a dinamismo se refiere. De hecho, el Seat León Cupra es capaz de 'enterrar' a sus dos hermanos anteriores por la forma endiablada y controlada de correr, quizá la principal virtud de este bólido que veremos si ha mantenido. Porque, ¿qué es lo que de verdad cambia? Varían paragolpes, llantas, sistema multimedia y poco más si dejamos al margen la dotación de seguridad que incluye, formada por asistentes como el de atasco, el control de velocidad de crucero, el reconocimiento de señales…

Afortunadamente la cosa no acaba aquí y desde Seat Sport, la matriz responsable del Cupra, han visto cumplida una de sus peticiones: exprimir un poquito más el gasolina 2.0 TSI que da vida a este auténtico GTI. Así se ha pasado de 290 caballos a 300 CV beneficiando al par, que sube algo más de tres kilográmetros en idéntico régimen de revoluciones –1.800 y 5.500–. A pesar esta mejora, las cifras del 0 a 100 –5,8 segundos– y la punta –250 kilómetros/hora– son idénticas a las del modelo preactualización, pero a nosotros que el León fuese una décima más rápido tampoco nos iba a suponer un cambio radical. ¿O sí?

Las llantas de 19 pulgadas vienen de serie en cualquier carrocería del Cupra

Para constatar esta nueva puesta a punto –tampoco cambian dirección o amortiguación–, nada mejor que un circuito de la talla de Parcmotor Castellolí, un trazado bastante ratonero y técnico, ubicado a unos 45 minutos del aeropuerto de El Prat, Barcelona. Allí nos espera Jordi, pero no nos acompaña dentro como copiloto sino que está en pista con un León Cup Racer de 350 caballos, el coche de carreras del que ya te hemos hablado en su momento. Él va con ese 'bicho' para hacernos de 'liebre' e indicarnos puntos de frenada, de trazada y de aceleración algo que agradecemos porque llueve con intensidad y el asfalto está tan delicado que ciertos sectores parecen una pista de patinaje. La tanda inicial de vueltas las hacemos con un cinco puertas con paquete Performance –3.000 euros–, un kit que incluye llantas de 19 pulgadas inspiradas en las del citado Cup Racer, neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 y pinzas de freno delanteras Brembo de cuatro pistones además de detalles decorativos, un arsenal técnico que no vamos a tener oportunidad de exprimir debido a la climatología…

Tras los metros iniciales me vienen a la mente imágenes de los Fórmula 1 rodando en circunstancias similares cuyas gomas lisas hacen que los monoplazas patinen constantemente. Sin llegar a ese extremo, el León se muestra nervioso cuando apretamos el gas y giramos el volante, haciendo de su pilotaje algo complejo. Menos mal que el diferencial autoblocante de actuación hidráulica y de gestión electrónica facilita que la rueda exterior reciba mayor par y consiga hacer pasar al León por el sitio que le indicamos con el volante; de lo contrario nos hubiésemos ido directos a la puzolana. El bloque es capaz de recuperar muy rápido desde abajo y el cambio automático DSG de seis relaciones piensa qué marcha es la adecuada mucho antes que nosotros, aunque el tacto del manual es sensacional. De hecho diríamos, a pesar de que haya críticos que digan lo contrario, que para uso intenso es mejor el doble embrague por su eficacia; si no, quédate con la manual que te brindará momentos de placer por el preciso recorrido de la palanca, su perfecto engranaje y, en definitiva, porque somos nosotros quienes la manejamos y no una 'máquina'.

La lluvia cesa y el paso de las horas ha permitido que el asfalto se haya secado dejando una trazada más o menos buena. Ahora es el turno de aprovechar la tracción integral 4Drive, únicamente disponible en el familiar ST. Además de apreciar un agarre superior de las gomas Michelin que parecen unirse con el suelo –esta unidad también incluye el pack Performance–, el 4x4 'tira' de la parte de atrás para seguir la estela cuando aceleramos a fondo, como comprobamos a la salida de las curvas más cerradas y en las que la adherencia todavía no es la esperada. Tras tres vueltas a un ritmo muy superior al del cinco puertas sólo puedo decir que éste es mi León favorito: estéticamente es precioso, mide poco más de 4,50 metros y tiene un maletero que ronda los 600 litros. ¿Quién dijo que los familiares eran aburridos?

Los asientos tipo bacquet en piel gris y negra valen 1.268 euros

Si en la pista el León Cupra se ha comportado como un señor, no iba a ser menos en carretera donde demuestra que es un coche utilizable a diario. De hecho, la suspensión independiente delantera y con eje multibrazo detrás, ambas con regulación electrónica, permite tanto abordar un piano en el Jarama como 'devorar' un badén de una calle residencial, algo que le distancia por ejemplo de un Honda Civic Type R de 310 caballos, sólo apto para 'quemados' por su radicalidad. La racionalidad de la que hace gala este vehículo es tal que en los modos de conducción intermedios es posible registrar medias de gasto de combustible de siete litros, nada descabellado para un automóvil de 1.400 kilos y 300 caballos.

Uno de cada 100 Seat León salidos de concesionario en España es un Cupra, lo que representa el 1%

El León Cupra ya está a la venta desde 34.050 euros para los SC y cinco puertas, 36.130 euros en caso de incluir el DSG. En el caso de la variante ST, se comercializa a partir de 35.050 euros que suben hasta 37.130 euros si se añade el DSG y 38.690 euros en caso de montar la tracción integral 4Drive y el DSG. Afortunadamente hay promociones que rebajan los precios y permiten que tanto el SC como el cinco puertas se queden por debajo de los 30.000 euros si se financia y se entrega un Seat. Dentro de esos precios se incluye un amplio catálogo de elementos de serie como Bluetooth, freno de mano eléctrico, espejos retrovisores eléctricos, siete airbags, faros Full Led, arranque sin llave, pantalla táctil de ocho pulgadas, escapes dobles, climatizador bizona, asientos tapizados en Alcántara… Al final el único extra interesante, además del paquete Performance, es saber en qué color elegirlo. ¿Rojo Desire? ¿Blanco Nevada? ¿Azul Mistery?


Publicidad