Novedad

Toyota i-Tril: El vehículo urbano definitivo

A medio camino entre un coche y una moto, el i-Tril es la apuesta de Toyota para la ciudad. Es eléctrico, ligero, se inclina en las curvas y tiene un reducido ángulo de giro.

Por Rodrigo Pareja
Toyota i-Trill

Toyota i-Trill
  • Toyota i-Trill
  • Toyota i-Trill
  • Toyota i-Trill
  • Toyota i-Trill
  • Toyota i-Trill

Desarrollado por Toyota en colaboración con el Estudio de Diseño ED2 de la marca en Niza, Francia, el i-Tril es la apuesta de Toyota para el tráfico urbano. Se trata de una alternativa a los vehículos de los segmentos A y B, pero también a otros coches eléctricos, al transporte público o incluso a las motocicletas.

El i-Tril está impulsado por un motor eléctrico del que Toyota no da más datos. Pesa apenas 600 kilos y mide unos 2,8 metros de alto por 1,4 de alto. Tiene un ancho de vías de 1.200 mm delante y 600 detrás, en resumidas unas dimensiones compactas enfocadas para la movilidad urbana. Una de sus particularidades es que se inclina en las curvas –tecnología Active Lean lo denomina la marca– gracias a una bisagra entre el eje trasero y el habitáculo que permite que la carrocería y las ruedas delanteras oscilen, mientras que las ruedas traseras –las que proporcionan la tracción– permanecen perpendiculares.


El Toyota i-Tril tiene un ángulo de inclinación de 10 grados lo que permite, además de una mejora en la estabilidad, una condición más divertida y ágil, perfecta para la ciudad. Además, con esta inclinación junto a los 25 grados de ángulo que permiten las ruedas delanteras el i-Tril logra un ángulo de giro de sólo cuatro metros, similar por ejemplo a un Toyota IQ. Para las llantas se recurre a unas de 19 pulgadas delante y 20 detrás.

El nuevo Toyota i-Tril tiene además funciones de conducción autónoma y diferentes ajustes para el asiento del conductor. Uno permite una posición de conducción algo más alta, aunque relajada e inclninada, muy parecida a la de un kart, pero sin pedales, dado que el i-Tril no los tiene, lo que permite al conductor estirar las piernas totalmente. Asimismo, la dirección, aceleración y los frenos se controlan mediante una serie de mandos al estilo de un ratón de ordenador. Tampoco hay ningún control, ni mando ni instrumentación.

En el modo de conducción manual, un sencillo visor proyecta información en el parabrisas. Además multitud de controles funcionan mediante inteligencia artificial.

Para acceder al interior, el i-Tril cuenta con un sistema de apertura de alas de mariposa y el asiento del conductor puede girar hasta 20 grados para facilitar el acceso. 



Publicidad