Dakar 2017

Un alud arrasa el paso del Dakar y fuerza la suspensión de la novena etapa

El Dakar ha sido testigo presencial de un terrible alud en la zona de Volcán, en San Salvador de Jujuy, paso obligado del Dakar desde Bolivia
Por Sergio Martínez

Las lluvias que han azotado la zona durante la última semana y que tan bien fueron recibidas cuando la caravana del Dakar llegó a Bolivia, en alerta por sequía, han acabado provocando una tragedia coincidiendo con el regreso del Dakar a Argentina.

Los participantes debían completar un largo enlace hasta Salta, donde las asistencias esperaban desde el día de ayer debido a la etapa maratón. Sin embargo, saltaba la noticia de graves problemas en la zona de Volcán, cercano a San Salvador de Jujuy y paso casi obligado de la caravana. Un gran alud de tierra estremecía la zona y anegaba poblaciones cercanas obligando a la evacuación de más de mil personas.

El equipo de Marc Coma se puso rápidamente a trabajar para evitar la zona, moviendo en principio el campamento base a una nueva zona que permitiría a los pilotos evitar el paso afectado. Sin embargo, vista la magnitud de la tragedia y dado que mucho personal tanto de ASO como de los propios equipos ha dejado de lado su trabajo para ayudar en la medida de lo posible, la organización del Dakar ha decidido cancelar por completo la etapa 9, de casi 1.000 kilómetros, evitando así que ni pilotos ni asistencias hagan excesos que puedan jugar una mala pasada debido a la fatiga, y previendo además que los grandes camiones no pueden hacer la ruta alternativa que ha previsto la organización.

Así pues, se ha decidido por usar la jornada de este miércoles para reagrupar a toda la caravana en Chilecito, zona de salida de la décima etapa. Además, la organización ha puesto a disposición de las fuerzas de salvamiento todos sus recursos, tanto sanitarios como de maquinaria y especialmente los helicópteros.

Será por tanto la segunda etapa de la edición 2017 que no se pueda disputar, una edición que no disputa una etapa sin contratiempos desde la número cuatro. Una pérdida valiosa para la competición, ya que con mucha duna y con un recorrido de más de 400 kilómetros de especial cronometrada, había sido erigida como etapa reina del Rally, y por lo tanto, elegida por muchos pilotos como el día para atacar y marcar diferencias. 


Publicidad