Noticia

Un matemático inventa el retrovisor sin ángulo muerto

Se llama Andrew R. Hicks, es norteamericano, profesor de matemáticas en la Universidad de Drexel y a partir de ahora, también será conocido como el inventor del espejo retrovisor que elimina el denominado 'ángulo muerto' sin distorsionar apenas la imagen.
Por JCL

El espejo retrovisor, sutilmente curvado, facilita un campo de visión notablemente más amplio, de unos 45 grados aproximadamente, por los 15 o 17 del espejo plano convencional, que reproduce fielmente la distancia a la que se encuentran los coches de detrás pero a costa de reducir este campo de visión, como podemos apreciar en la imagen de abajo.

Hicks cuenta que para el diseño del espejo utilizó un algoritmo matemático que controla con precisión el ángulo de la luz al rebotar en el espejo curvo. “Imaginen que la superficie del espejo está hecha de muchos espejos más pequeños que giran en diferentes ángulos como si fuera una bola de discoteca. El algoritmo es una serie de cálculos para manipular la dirección de cada cara de la bola de de discoteca (de forma metafórica) de modo que cada rayo de luz que se refleja en el espejo muestra al conductor una amplia, y no muy distorsionada, imagen de la escena detrás de él”, explica el profesor quien confiesa que existen decenas de miles de cálculos matemáticos para que la producción del espejo tenga una curva suave y uniforme, de forma que la imagen no se distorsione en absoluto.

El único inconveniente con el que se va a encontrar el invento de Hicks es que en Estados Unidos todos los coches que salen de la línea de montaje deben tener un espejo plano en el lado del conductor. Por ley, los espejos curvados están permitidos sólo en el lado del pasajero y si se incluye la frase “los objetos en el espejo están más cerca de lo que parecen”. En cualquier caso, veremos si con este innovador sistema logra que se haga una excepción.


comment-wrapper.tpl.php

Publicidad