Actualidad

Un coche con más de 10 años es 4 veces menos seguro que uno nuevo

Así lo asevera el Informe del Vehículo de Empresa (CVO), promovido por la compañía de renting Arval, que ha analizado los sistemas de seguridad activa y pasiva de los automóviles.
Por Redacción

Mientras las ventas de coches nuevos continúan estancadas mes a mes, nuestro parque móvil se vuelve potencialmente peligroso. Esta es una de las conclusiones que se extraen den del estudio realizado por Arval, una empresa de renting especializada en flotas de coches de empresa. El Control de Estabilidad (ESP), por ejemplo, es un elemento de equipamiento que incluyen el 56% de los coches con un año de antigüedad, frente a solo el 13% de los de más de diez años, es decir, cuatro veces menos.

Este sistema de seguridad, que debe ser incluido obligatoriamente en todos los coches fabricados en la UE a partir de este año,  sólo está presente en poco más de la mitad (51%) de los turismos de nuestro país, porcentaje que cae por debajo del 25% en los automóviles de más de diez años.

En la misma línea, el regulador de velocidad -también conocido como Cruise Control-, lo incluyen el 42% de los coches, pero solo en el 4% de los más antiguos. Lo mismo sucede con los sistemas de control de distancia en el aparcamiento, presentes únicamente en el 4% de los vehículos de más de diez años, frente al 47% de los recién incorporados al mercado.

ILUMINACIÓN MÁS SEGURA

Las luces de xenón, con mayor rango que las halógenas y, por tanto, más seguras, han dejado de ser materia exclusiva de los automóviles de lujo para estar cada vez más implantadas en los generalistas: ya se localizan en el 22% del parque español, pero sólo en el 6% de los antiguos.

Por su parte, el ‘manos libres' de serie, únicamente se integra de serie en el 5% de los vehículos, aunque existen diferencias por rango de antigüedad. Así, la penetración se eleva al 11% en los de dos o menos años, mientras que su presencia es nula en los que llevan rodando una década o más.

Estos datos ponen de manifiesto que las funciones de seguridad van formando parte cada vez más del equipamiento de serie de los vehículos. En diez años, este tipo de elementos ha crecido a buen ritmo, multiplicándose por cuatro la penetración de las luces de xenón y el ESP, por once el GPS y el manos libres y hasta por quince el control de velocidad.


comment-wrapper.tpl.php

Publicidad