La F1 vuelve a los test durante la temporada: es la hora de Mugello

Primeros entrenamientos durante la temporada desde 2008

Los entrenamientos que se llevarán a cabo durante tres días desde el próximo lunes serán cruciales para marcar nuevas diferencias entre los rivales, permitirán algunos cambios importantes en los rendimientos de los monoplazas, y supondrán una buena posibilidad de probar sobre la pista (y no sólo en el poco fiable simulador) inventos y novedades que marcarán la gira europea de la Fórmula 1, que se iniciará en Barcelona el próximo 11 de mayo.
Por Héctor Campos
© Sutton La F1 vuelve después de cuatro años a entrenar durante la temporada

La Fórmula 1 estrenará mayo entrenando. Y es una novedad, pues hasta ahora los entrenamientos estaban prohibidos una vez iniciada la temporada. Y es que, tras las pruebas invernales en Barcelona y Jerez de la Frontera (entre febrero y marzo), los equipos pedían a gritos poder pisar el asfalto para probar nuevas soluciones, mejoras y actualizaciones en sus monoplazas. Algo que era habitual antaño, pero que la FIA desterró en las últimas temporadas con la excusa del ahorro de presupuestos.

Fue en 2009 cuando la FIA consideró que prohibir los entrenamientos durante la temporada ayudaría a reducir los costes de los equipos. Pero fueron éstos precisamente los que más enérgicamente se quejaron, junto a los pilotos, que veían cómo se les impedía entrenarse sobre un circuito con sus herramientas de trabajo habituales: "Pedidle a Nadal que pruebe una nueva raqueta solamente seis días o a un futbolista que entrene solamente seis veces antes del Mundial", asegura el doble Campeón mundial Fernando Alonso, haciendo un símil a cuando recibe su monoplaza sin haberlo probado antes sobre la pista.

Antaño, los entrenamientos en temporada permitían a los equipos enmendar errores, probar nuevas soluciones e incluso poner en la pista evoluciones que cambiaban el nombre del chasis en curso. Y también, en muchas ocasiones, propiciaba cambios en el rendimiento de los coches que daban la vuelta al Mundial.

Este año, los entrenamientos que se celebrarán la semana que viene en Mugello suponen un pequeño alivio a los equipos: "Serán muy importantes, pues el objetivo principal es tirar al máximo con el desarrollo del monoplaza", informa Stefano Domenicali, jefe de equipo de Ferrari. El Autodromo Internazionale del Mugello (en la Toscana italiana, a 30 kilómetros de Florencia) es propiedad de la Scuderia, que solía usarlo para probar sus monoplazas cuando la FIA lo permitía.

Schumacher y Massa en la presentación del Ferrari F2006 en Mugello (23 enero 2006)

El Campeonato del Mundo de Motociclismo disputa aquí una prueba anual desde 1994. Ahora será el escenario de estas pruebas excepcionales que, para muchos, siguen siendo pocas: los equipos quieren más días de pruebas a lo largo del año, pero de momento querrán aprovechar al máximo esta oportunidad de la FIA.

La prohibición e incluso limitación de los entrenamientos ha sido acogida mayoritariamente con críticas tanto por aficionados como por los directamente afectados: los competidores. Pero después de dos temporadas completadas sin entrenamientos, Jean Todt (presidente de la Federación Internacional de Automovilismo) reconoció, hace casi un año durante la celebración del Gran Premio de Turquía, que había sido un error: "Para mí es una estupidez no entrenar durante la temporada".

El problema, según Todt, es que se pasó de un extremo a otro sin buscar el consenso: "Antes eran ilimitados, y eso también era una locura", aseguró. "Pero pasar de un extremo a otro no ha sido una buena decisión". Fue él quien propuso a los equipos tres sesiones de dos días durante la temporada, aunque finalmente sólo se aprobó una sesión de tres días: del 1 al 3 de mayo en Mugello.

Pedro de la Rosa, presidente de la Asociación de Pilotos de Gran Premio (GPDA), criticó en su día duramente los entrenamientos para jóvenes o inexpertos pilotos que se llevan a cabo en Abu Dhabi después de la última carrera: "Me parece perfecto limitar y contener los gastos de los entrenamientos, pero organizar tres días por temporada sólo para jóvenes pilotos es una aberración para el exponente máximo del automovilismo". De la Rosa recuerda la situación de antaño con los entrenamientos privados: "Se prohibió para evitar el despilfarro de gastos"; un despilfarro que hizo que los pequeños equipos, con menos recursos, no sólo no pudieran alcanzar al pelotón, sino que se quedaban más y más atrás al no poder ponerse a la altura de los grandes, pues muchos de ellos ni siquiera participaban en los entrenamientos por falta de dinero, como le  ha pasado este año a HRT.

La situación ilimitada podía deparar entrenamientos prácticamente semanales durante todo el año, con equipos que no reparaban en gastos, y dos o tres monoplazas por escudería rodando en circuitos alquilados para probar soluciones nuevas.

Pedro de la Rosa durante los entrenamientos de noviembre 2008 con Force India

Al contrario que unos entrenamientos libres de un Gran Premio, las próximas pruebas de Mugello son muy importantes en el desarrollo y puesta a punto de los monoplazas, pues significan la única oportunidad para evolucionar el coche sin tener que pensar en las estrategias de una carrera que se echa encima. Excepto HRT, que ha anunciado su ausencia, el resto de la parrilla estará en Mugello. (Ver horario y alineaciones de pilotos para Mugello)

Será también una buena oportunidad para los pilotos probadores, que habitualmente realizaban estas labores, y que ahora prácticamente se han quedado en el paro, como decía De la Rosa años anteriores: "Hoy no tiene sentido ser piloto probador, porque no se entrena en temporada". Sin embargo, prácticamente todos los primeros pilotos estarán rodando en Mugello, pues nadie quiere quedarse atrás en la que podría considerarse una carrera más de la temporada: el Gran Premio de la Evolución, en el circuito de Mugello. Nosotros tampoco nos lo perderemos.

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad