Cámara Subjetiva: Manual de victoria

La cercanía prestacional entre el RB8 y el F2012 propicia que el panorama pueda cambiar de un GP al siguiente

La racha triunfal de Vettel en el Lejano Oriente complica las opciones mundialistas de Alonso, pero el milagro de Red Bull no ha sido el único de la temporada.
Por Cristóbal Rosaleny (@crosaleny)
© Red Bull - Sebastian Vettel

Las emociones pueden ser buenas consejeras, incluso en un deporte tan tecnificado como la Fórmula 1. De forma consciente o inconsciente han guiado decisiones de gran calado y gloria demostrada, como aquella que tomó don Enzo Ferrari al seguir con los motores bóxer de 12 cilindros aun siendo claro que los Ford V8 eran más versátiles y facilitaban el efecto suelo con su arquitectura. Il Commendatore lo mandó así porque nada le gustaba más que el bramido de sus afinadas creaciones, y lo cierto es que con ellas doblegó a sus rivales más lógicos en 1979. Claro que esta tendencia visceral ha sido responsable también de los más sonados fracasos en el deporte y, para no cambiar de ejemplo, baste señalar que 1980 fue una de las peores temporadas de Ferrari en la historia por el mismo empecinamiento que les dio la victoria un año antes y, de hecho, no volvieron a ganar un título de pilotos ¡en dos décadas!

Es curioso que hoy sean los de Maranello quienes recurran a los criterios más estrictamente matemáticos o estadísticos para no darse por vencidos, sin los típicos 'calentones' de corazón latino, ora épicos ora derrotistas. Es obvio que Red Bull tiene actualmente el coche más rápido de la parrilla y que Vettel se fue líder de Corea, pero esta temporada ha sido especialmente volátil –y por ello emocionante– en cuanto a la jerarquía de los equipos. McLaren dominó de primeras, si bien no materializó todo su potencial por diversos errores. Luego creció Red Bull y se llevó un par de Grandes Premios, mientras que Ferrari dio un salto evolutivo en Barcelona y alcanzó su particular cúspide con las victorias de Alonso en Valencia y Alemania, Pole en Silverstone incluida. Los de Woking resucitaron con un pack aerodinámico en Hockenheim y ganaron en Hungría e Italia, cuando Hamilton se postuló como serio candidato al título. Y han sido los Red Bull, con otra audaz evolución made in Newey, los que han arrasado en las últimas tres carreras. Reconoceremos que el dominio de los RB8 es ahora superior al de los McLaren en otras fases de la temporada, y eso es preocupante, pero tampoco sería justo deformar la realidad porque se acerque final del campeonato: si Vettel hubiese liderado la general por seis puntos en Hungría, difícilmente se le daría por ganador del campeonato como muchos vaticinan ahora.

Sebastian Vettel y Fernando Alonso en el podio del GP de Corea

La relativa cercanía prestacional entre los grandes actores propicia que el panorama pueda cambiar en el intervalo de tiempo que va de un GP al siguiente, según se encuentran distintas evoluciones que aportan dos décimas extra en comparación con las de la competencia, y así lo reconocen todos los equipos.

Por tanto, a Ferrari se le puede criticar que no tenga un coche capaz de ganar a todos los demás –y lo hace el propio Alonso en cada aparición pública, para luego repetirlo más alto en privado–, pero es cierto que el F2012 no se ha ‘hundido’ en algunas fases del año como sí le ha sucedido a Red Bull y, más recientemente, a McLaren. ¿Serán capaces Pat Fry y su equipo de llevar a India unas evoluciones realmente eficaces? Más allá de sus problemas con el túnel de viento –utilizan el de Toyota en Colonia mientras tanto– no hay motivo para pensar que es imposible. Y más les vale, si no queremos ver un paseo militar de Sebastian Vettel y sus muchachos.

 

LAS CIRCUNSTANCIAS, PARA TODOS

En la estrategia lógica de Ferrari, dictada por el ponderado Stefano Domenicali, también cuentan las circunstancias de probables incidentes o averías de los Red Bull, hipotéticamente más probables para ellos, pero quien suscribe no contempla esa ventaja para la rossa, ya que la realidad se empeña en demostrar que todos están en el mismo bombo.

Distinta es la cuestión meteorológica, que sí parece otorgar un plus a los bólidos escarlata, como demostró Alonso en Malasia y Alemania. Imaginen un final de Mundial en Interlagos y con un chaparrón tropical… Ya lo dijo Séneca: vencer sin peligro es ganar sin gloria.

Así quedó el F2012 de Fernando Alonso tras la salida del GP de Japón

 

ALONSO: ¿EVOLUCIÓN O INVOLUCIÓN?

Fernando Alonso es, y difícilmente podrá dejar de serlo, una persona que habla con la mirada y con los gestos. Lo demostró una vez más en la rueda de prensa tras la calificación del GP de Japón: allí se refirió con cierta agitación al milagro de liderar el campeonato con una máquina inferior a alguno de sus rivales en casi todas las carreras. Su ansia por transmitir la impotencia que le oprime le hacía contestar incluso antes de que los preguntas fuesen formuladas, una reacción muy lógica si consideramos que su excelente pilotaje podría no bastarle para alzar su tercer entorchado mundial. Sólo se equivoca en una cosa: cuando se refiere a la falta de evolución de su F2012, quizá sería mejor hablar en términos relativos a sus competidores, ya que de no haber evolucionado en absoluto, Ferrari no podría haber escalado al segundo puesto del Mundial de Constructores. El problema es que Fernando ¡merece más evoluciones!

 

SAUBER: CAMBIOS CON VOZ FEMENINA

Peter Sauber se ha jubilado a los 69 años, y deja como sucesora a Monisha Kaltenborn, a la postre la primera jefa de equipo en la historia de la F1. El anuncio llegó después del podio de Kamui Kobayashi en Suzuka, el cuarto del equipo en lo que llevamos de año pero el primero del nipón, que puede tomar la misma salida que su compañero Pérez, pero con un destino mucho más incierto. Todo indica, de hecho, que la primera alineación de pilotos decidida por una mujer sea la de Esteban Gutiérrez –apoyado por Telmex– junto a Nico Hülkenberg, que volvió a cuajar una gran actuación en Corea.

 

LA POLÉMICA: ¿FOTO HISTÓRICA?

La carrera de Fernando Alonso en Suzuka duró 371 metros, los que separan su puesto en parrilla de la primera curva, a cuya entrada se tocó con Raikkonen de tal modo que ‘Iceman’ pinchó el neumático trasero izquierdo del asturiano. El abandono fue inevitable y con ello la pérdida de puntos. El ritmo del F2012 podría haberle granjeado un podio cómodo al español, ¿lo echará de menos a final de año? En cualquier caso, no hubo un culpable claro ni tiene sentido pensar en una confabulación contra la Scuderia de los equipos propulsados por Renault.

Salida del GP de Japón 2012

comment-wrapper.tpl.php

5 comentarios Iniciar sesión para comentar o votar

AZKARREN
AZKARREN

PARA MI EL MEJOR EN LA SALIDA FUE FELIPE...

Cualquiera diría que salió desde la P10. Fue el que mejor pescó en el caos...
Raulos
Raulos

Pues amén...

Muy buen artículo estimado Cristóbal Rosaleny, no se puede decir más claro lo que ha sucedido y sucede en éste año de la F1 2012. Para ningún equipo ha sido miel sobre hojuelas. Todos han tendido lo suyo en errores y problemas. Toca ver que pasa de aquí a cuatro carreras. Saludos. ;)))
Eroham
Eroham

Claramente en la Imagen se ve

Alonso arrinconando a Raikonen de mala manera. El iceman no tenia mas lugar es mas si alonso no hubiera abandonado lo penalizan en esa carrera.
user-login-block.tpl.php
Queremos saber tu opinión
¡Bienvenido! Consigue aquí tu cuenta gratis para participar.