15
abr
2016
Si no puedes mejorar el silencio...
Fernando Alonso llegó al trazado de Sakhir dispuesto a subirse al Mclaren-Honda tras el accidente sufrido en Melbourne quince días antes. Lo hizo acompañado de una serie de informes médicos a presentar a la FIA con el ánimo de conseguir el beneplácito de estos para subirse al monoplaza. La FIA lógicamente realizó sus propias pruebas médicas al asturiano con el fin de decidir si este tras el accidente estaba en condiciones de competir de forma segura. Los datos de este examen no solo provocaron que la FIA negase el permiso al piloto de Mclaren sino que además arrojaron datos sobre las lesiones sufridas por este en Melbourne, datos sobre los que hasta ese día apenas se sabía puesto que hasta entonces tan solo se había hablado de que Alonso estaba dolorido por el golpe y con una rodilla algo tocada.

 

Resultó que el de Oviedo tenía una o más costillas con una fisura y que además sufría un neumotórax. Aun así los intentos de Alonso por correr en el gran premio de Bahréin y los esfuerzos por parte de Mclaren para que lo lograse, Ron Dennis incluido, no cesaron hasta última hora. El oscurantismo acerca del estado real de las lesiones sufridas por Alonso enfadó a muchos y recordó a la gestión que hubo por parte de equipo y piloto la pretemporada pasada tras el accidente que padeció en Montmeló, sobre el que todavía hoy día hay poca información y muchas teorías de lo que allí le pasó.

Lo cierto es que hubiese bastado seguir un poco la actividad en las redes sociales del asturiano durante esos quince días para darse cuenta que las cosas no parecían estar tan bien como daban a entender. El asturiano es bastante proclive a publicar fotos de sus entrenamientos. Suele publicar fotos haciendo bicicleta, corriendo o practicando cualquier deporte, a veces incluso sube videos cortos. Sin embargo, durante los quince días que transcurrieron desde Melbourne hasta la llegada a Sakhir apenas publico unos pocos tweets que más bien parecían un jeroglífico. Nada de texto, tan solo los famosos emoticonos eran usados y de ellos se podía deducir con un poco de imaginación que no podía hacer bicicleta, o correr, que estaba medicándose, que tenía dolores y se veía obligado a descansar.

Todo lo contrario que si está haciendo desde que le denegaron el permiso para correr en Sakhir. Desde entonces y hasta fecha de hoy, Alonso casi ha salido a video o foto diaria en sus redes sociales donde se le ve entrenando de diferentes maneras, como si quisiera dar a entender que está en plena forma. 

En Bahréin Alonso no solo tuvo que "vérselas" con los médicos de la FIA sino también con los medios de comunicación. Johnny Herbert, ex-piloto británico que ahora ejerce de comentarista para el canal Sky Sports F1 fue quizá el más incisivo. Herbert a través de su blog aconsejaba al asturiano que se retirase, afirmando que el accidente que este sufrió en Australia era una clara pista de que sus habilidades al volante ya no son lo que eran. El británico tras opinar que Fernando Alonso no debería regresar añadió a sus declaraciones que "Las cosas han cambiado con el coche que pilota. En cuanto a rendimiento no hemos visto al campeón del mundo que todos señalan como el mejor", terminando por decir que "Él mismo ha comentado que estaría feliz de dejar la Fórmula 1 con dos títulos y que no ha renunciado a la posibilidad de ganar otro Mundial, pero creo que debería retirarse". El ex piloto inglés indicó además que Jenson Button estaba haciendo un mejor trabajo, y no solo eso sino que además comentó que "No le gustan estos coches. Tuvo el incidente de Barcelona y no fue a competir. Cuando un piloto tiene un accidente siempre quiere volver, pero incluso con su accidente en Australia no consiguió eso."

Estas opiniones crearon un gran revuelo y recibieron respuesta tanto por profesionales del periodismo como por parte de los aficionados en las redes sociales, y no tan solo por parte española. Fernando Alonso se limitó durante unas horas a publicar proverbios japoneses en su cuenta de Twitter acerca de las virtudes que tiene a veces saber guardar silencio. Todo parecía indicar que el asturiano no iba a entrar en la enésima batalla con un comentarista inglés, pero no fue así.

El español de camino a alguna parte, se cruzó con Johnny Herbert en el paddock de Bahréin. El ex-piloto metido a comentarista en esos momentos se encontraba acompañado y en pleno directo televisivo. Alonso se acercó a saludarle. Herbert le pregunto de nuevo si iba a retirarse y en lugar de un cordial saludo lo que obtuvo fue la respuesta a sus opiniones: "No me retiro", le espetó Alonso a Herbert. "Soy un campeón del mundo. Tú acabaste de comentarista porque no lo eres".

No solo Herbert se dio por aludido. Se comenta que a algún piloto compatriota del asturiano que al igual que Herbert ahora ejerce de comentarista también le dolieron un poco estas palabras. El ex-piloto británico tras este encuentro y entrevistado en Movistar F1 minutos antes de la sesión de clasificación se mantuvo firme y recordando que se le permite tener una opinión añadió que "Era un artículo, una opinión. Me preguntaron y respondí sobre Fernando, sobre el punto de su carrera en el que se encuentra. Ha tenido una trayectoria fantástica. Recuerdo sus días en Renault y en Ferrari. Ahora en McLaren el rendimiento del coche no es muy bueno. He notado algunas cosas, como que Jenson le ganó en las últimas cinco carreras del año pasado y en Australia también estuvo por delante. Yo también he estado en ese punto, es un simple comentario", finalizó diciendo de nuevo que "Se me permite tener una opinión. Es mi opinión. Dice que quiere correr y ganar en Le Mans... Es mi opinión. Está concentrado en alguna otra cosa, no en la Fórmula 1. He visto lo mejor de Fernando, a un Fernando muy bueno, pero las cosas tristemente llegan a su final. Durante mi carrera también hubo gente que habló de mí, esto forma parte de la Fórmula 1".

Nadie puede ni debe negar a otra persona el derecho a opinar, pero si sería deseable poder exigir unos mínimos de educación. Herbert no ha sido maleducado, al contrario. De hecho hasta encajó con flema británica como buen inglés la respuesta que recibió de Fernando Alonso y asumió en voz alta no ser un campeón del mundo. 

El inglés dio su opinión y la reafirmó después, hasta tal punto que aun a día de hoy además de revelar en recientes declaraciones que la reacción de Alonso no gustó a su esposa, no solo sigue sosteniendo su opinión sino que además ha añadido que aunque entiende la reacción del piloto asturiano, su opinión es clara y sigue considerando que el tiempo de Alonso en la Fórmula 1 ha finalizado metiéndolo en el mismo grupo que Jenson Button o Kimi Raikkonen, pilotos cuyo contrato finaliza esta temporada. Algo curioso cuando en anteriores declaraciones presumía de que Button ganó a Alonso en 2015.

Herbert en esas mismas declaraciones sigue pensando que Fernando no tiene la mente puesta en la F1 y que el accidente sufrido por este en Melbourne le recuerda al que tuvo Schumacher en Singapur durante el campeonato de 2012, el cual achaca a falta de concentración. Cree a su vez que el lugar de Alonso está en otra competición, quizá en el WEC donde opina podría llegar a ser incluso campeón.

Esta, al igual que la respuesta de Alonso puede gustar o no. Hay quien opina que Herbert, un ex-piloto de Fórmula 1 al que no solo se le supone saber de lo que habla, sino que además conoce bien lo que cuesta volver a la competición tras sufrir un grave accidente en Brands Hatch en el cual tuvo graves lesiones en las piernas y estuvo a punto de perder ambos pies, debería entender mejor que nadie la situación en la que se encontraba en ese momento Alonso y haber medido sus palabras. 

Por el otro lado hay quien opina que Fernando no debió entrar al trapo y responderle con las palabras que lo hizo, que no debió rebajarse. Personalmente coincido más con la vertiente que opina que no fue rebajarse en absoluto sino más bien mostrarse firme ante alguien que en pocas y "dulces" palabras te ha llamado vago. Si en lugar de a Fernando Alonso, Herbert hubiese dedicado esas palabras a cualquier otro piloto de la parrilla que al igual que el de Mclaren estuviese en esos momentos luchando por volver a competir tras un accidente, me hubiese parecido igual de mal. Las palabras de Herbert no son exageradamente ofensivas, pero el momento elegido para expresarlas quizá si fue equivocado.

Afirmar que Fernando Alonso no está comprometido ni con la F1 ni con su equipo cuando no solo estuvo todo el fin de semana boxes echando una mano, sino que anteriormente hizo todo lo posible por correr, es querer sacar polémica de donde no la hay buscando un titular. No es lo mismo afirmar que opinar.

Me gustaría saber que opina Herbert del "compromiso" mostrado por Sebastian Vettel que tras romper su motor en la salida, abandonó el circuito antes de la conclusión del gran premio. Seguramente Ferrari le dio permiso, pero no deja de ser sorprendente que un piloto se marche antes de finalizar un gran premio y apenas se hable de ello. Si en vez de ser Vettel hubiese sido Raikkonen o Alonso el que hubiese abandonado el circuito antes de finalizar el gran premio, con toda seguridad hubiese sido diferente. En el caso del finlandés se lo hubiesen achacado a su carácter, en el caso del español hubiesen llovido ríos de tinta.

Las comparaciones son odiosas, pero con seguridad si las palabras con las que respondió el bicampeón a Johnny Herbert hubiesen salido de la boca de otro piloto hacia otro comentarista quien sabe que hubiese ocurrido. Imaginen que Vettel dedica esas palabras a Pedro Martínez De La Rosa, o a Marc Gené, o que en vez de Vettel hubiese sido Hamilton respondiendo a la opinión de un ex-piloto inglés, o Raikkonen a un ex-piloto comentando para la televisión italiana…

Cuesta creer que De La Rosa fuera capaz de decir algo similar de otro piloto como hizo Herbert sobre Alonso aunque no sería la primera vez. Tal vez sea impensable que Raikkonen diese una respuesta como la de Fernando a un comentarista cualquiera. Podría ser que el finlandés diese media vuelta sin responder como que soltase un exabrupto. Tampoco sería la primera vez.

Tanto derecho tiene Herbert a dar su opinión como Alonso a responderle y nada deberíamos reprochar a ambos por decir lo que piensan, al revés, es algo que se agradece de cuando en cuando en un mundillo tan políticamente correcto como suele ser la F1. Otra cosa es el cómo y el momento en que lo hagan, la situación y el "estilo". A fin de cuentas a todos se nos está permitido meter la mano en la boca del cocodrilo, eso sí, siempre bajo nuestra cuenta y riesgo a sabiendas que con toda seguridad puede que este cierre la boca y nos de un mordisco. Es lo que pasó con Herbert y Alonso, así de sencillo, Herbert metió la mano y recibió un mordisco.

A veces da la sensación de que por mucho empeño que ponen ambas partes desde que se anunció el regreso de Fernando Alonso a Mclaren, esfuerzos de Ron Dennis incluidos, tratando de convencer de que "agua pasada no mueve molino", a algunos las viejas heridas les siguen escociendo, especialmente al otro lado del Canal de la Mancha y que todo este cruce de declaraciones, la obsesión por retirar a Fernando Alonso y otras  polémicas son solo fruto de esto, algo que ya empieza a ser aburrido.

Saludos

Javi C.

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad