03
sep
2012
Fidel Castro protesta desde Cuba: "Si la FIA repalte tanto puro me va a dejal sin negosio". Catarata de sanciones belgas...

En las bodas ya no se fuma. Los contrayentes reparten abanicos, saleros de porcelana, platitos horteras o recuerdos de dudoso gusto para darse pisto y hacer algo más grande el magno evento, pero ni cigarrillos ni puros. En los estancos están muy moscas con la ausencia del ya clásico pero extinto detalle y es que donde se celebra el alpiste, no dejan fumar; Cuba ya no hace negocio con los casamientos, nada de puros.

Donde si que hacen negocio con los puros es en la FIA. Este mismo finde se han tenido que volver a la Plaza de la Concordia parisina con escoltas para proteger los casi 80.000 leuracos recabados en los puros repartidos a los carreristas menos afortunados. El reparto de cigarritos 'de la risa' queda como sigue, atentos todos:

 

Viernes:

Un Montecristo para Sebastian Vettel, que aflojó 10.000 leuros por practicar salidas desde el pitlane. Se chivó el propio Sebas y por ello el chumbo se redujo, porque podía haber sido más.

Un Davidoff para Michael Schumacher, valorado en 2.500 leuros por no respetar las indicaciones de los comisarios en el pitlane. Tenía que haber pasado a la derecha de un bolardo, cosa que no hizo.

 

Sábado:

Un Palmero para Pastor Maldonado, que tuvo que retrasar tres puestos su posición de salida por interponerse durante el cualifáin en la trayectoria de Nico Hulkenberg.

Un Partagás para Nico Rosberg que palmó cinco puestos por sustituir su caja de cambios. No fue culpa suya.

 

Domingo:

Pastor Maldonado jatrinca un Fonseca con retraso en parrilla de cinco puestos tras el evidente y nada discreto 'jump start' que se marcó en la salida, dejando al resto por inútiles a primera vista. Los datos de telemetría y los sensores bajo el asfalto cantaron lo obvio: Maldo no hizo magia, sino que se adelantó al apagón del semáforo verde.

Por si le supiese a poco el Fonseca, el tercer puraco que se ha encalomado el venezolano este finde en forma de Julieta, fueron las otras cinco plazas extra que tendrá que retrasar su coche en Monza por atizarse en marcha contra Timo Glock. Maldo añade esos cinco puestos a los cinco anteriores, lo que suma la bonita cifra de diez puestos y si lograse la pole, se iría como mínimo al puesto number once.

Un Charatán de vitola gruesa fue a parar al equipo Caterham, desde ayer 10.000 leuros menos ricos a tenor de la peligrosa salida protagonizada por Kovalainen, que jugó a los Angry Birds con su coche arreándole al pobretico de Karthikeyan, que pasaba por allí. El columpio no fue del piloto, sino del equipo por no mirar patrás. Colleja verde.

Pero el puro gordo, el Cohiba XXXXXXL, el torcido personalmente por los mismísimos Raúl y Fidel Castro al unísono, le cae al héroe (de la FIA) de la jornada, Romain Grosjean, que a cambio de su strike con el derribo de tres contendientes que iban por delante, Fernando Alonso, Lewis Hamilton, Sergio Pérez, y alguno más que salió técnicamente herido, apoquinará nada menos que 50.000 leandros. De propina, y a modo de 21% de IVA, le extienden al galo una receta en la que pone: "El domingo que viene vas a ver la carrera por la tele, colega". Jerome D´Ambrosio y DJ Jaime están en la recámara y el equipo dirá algo antes del finde.

Hubo otras sanciones pendientes de un hilo, pero finalmente los comisarios dejaron escapar a tipos como Webber, Kimi o nuevamente Schumi, que se libraron de aflojar más mosca por saltarse el reglamento a velocidad de gepé.Salieron indemnes de sus investigaciones ajenas a las enumeradas anteriormente.

 

Sobresalen dos protas de esta verbena de recetas: El canijo Grosjean y Maldo. El primero bate records de empitonamiento-de-ajenos en sus salidas esta temporada; ya se ha atizado en más carreras de las que ha salido debidamente. La FIA, un poco cansada de tanto desparrame, se las ha hecho pagar todas de una sola vez y le ha calzado una sanción ejemplar, no tanto en lo tocante al money, sino en lo de impedirle correr en Monza. El último al que le arrearon una así de gorda fue a Schumacher en 1994, que ya ha llovido. Ha caído un récord. Vettel y Kimi han avanzado puestos en su caza sobre Alonso, y si al final hay drama puede que esta escena provoque alguna taquicardia. Algo más: se rumorea que la factura del piñazo en cadena de Spa puede superar los dos minolles de leuros. Cara chatarra (y huelga decir que aquí no hay seguro que valga)

El otro fenómeno del finde es Pastor, al que sus sanciones superan en número al de sus participaciones. Lo siento, amigos venezolanos y seguidores del bueno de Maldo, pero su récord… no es un ejemplo para nadie, o no al menos en este plano.

Toto Wolff, directivo y co-propietario de Williams se llevó a un barco durante las vacaciones al de Maracay para leerle la cartilla y decirle que se corte un poco con sus excesos de agresividad. Para ganar carreras hay que acabar carreras y Maldo a veces abusa de su ambición y no las termina; algo loable por una parte, pero que mete en líos desagradables a otros y a sí mismo. La terapia de Wolff estaba bien pens