McLaren llevará nuevas mejoras a Hungría, Bélgica, Italia y Singapur

Michael considera que el MP4-27 tenía ritmo suficiente como para ganar en Alemania

La factoría de Woking ha desarrollado varios nuevos paquetes de mejoras para los próximos Grandes Premios en su afán por mejorar la competitividad del MP4-27. A pesar de que en Hockenheim acreditaron una velocidad notable, la temperatura de los neumáticos en condiciones de lluvia se ha convertido en un problema para los bólidos de Hamilton y Button.
Por Martí Muñoz
© Sutton Lewis Hamilton en Hockenheim

El ritmo de trabajo en la fábrica de McLaren es frenético cuando la temporada se acerca al descanso de verano. Tras introducir un nuevo paquete de mejoras en Alemania, los MP4-27 de Jenson Button y Lewis Hamilton recibirán nuevas especificaciones en el próximo Gran Premio, el de Hungría. Además, el equipo de diseño y producción ya trabaja con la mirada puesta en el mes de septiembre.

"Hay algunas mejoras más para Hungría. Traeremos (nuevas) partes ahí y luego a Spa. Para Monza probablemente tendremos las especificaciones típicas de Monza (de muy baja carga aerodinámica) y luego (más mejoras) para Singapur", ha adelantado Sam Michael en declaraciones recogidas por Autosport.

Así pues, el equipo McLaren está dispuesto a dar continuidad al ritmo que sus bólidos acreditaron en el último Gran Premio. "Sin lugar a dudas dimos un gran paso adelante en Hockenheim. Lo vimos en los Libres 1 y en los Libres 3 sobre seco. Nuestro ritmo en carrera fue competitivo y en calificación habría sido súper competitivo sobre seco. Estoy seguro de que podemos ser muy competitivos (en Hungría)".

De hecho, Sam Michael no duda de que el MP4-27 habría sido capaz de ocupar el escalón más alto del podio de Hockenheim. "Si hubiéramos hecho una calificación mejor no habríamos gastado tanta energía, especialmente en los neumáticos, para remontar hasta donde estaban Alonso y Vettel. Podríamos haber usado nuestro ritmo contra ellos".

"Si en la calificación hubiéramos estado más cerca de ellos entonces no nos habríamos quedado atrapados detrás de Schumacher y Hulkenberg por unas vueltas en la salida. Eso nos costó tiempo. Si hubiéramos corrido contra ellos no hay ninguna duda de que teníamos la habilidad suficiente para ganar la carrera".

Sin embargo, la temperatura de los Pirelli Cinturato jugó en contra del equipo dirigido por Martin Whitmarsh. "Es bastante difícil sobreponerse a los problemas en la lluvia, especialmente cuando eres inconsistente. No se pueden reproducir esas condiciones en ningún otro lugar", explica Michael. "Uno podría tener problemas para calentar (los neumáticos) en Spa, pero es un circuito de tanta carga que podríamos solucionarlos por las curvas de alta velocidad y por las largas vueltas de lanzamiento".

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad