Baku niega que su Gran Premio corra peligro

La crisis con los precios del petróleo han suscitado dudas sobre la capacidad de la ciudad para acoger la prueba

Los organizadores el Gran Premio de Europa en Bakú han señalado que la celebración de la carrera no corre peligro pese a los rumores de crisis económica por la bajada de precios del petróleo. Desde el circuito afirman que, a pesar de que Azerbaiyán es un país que depende mucho del petróleo, el presupuesto no debería sufrir variaciones aunque su moneda se devalúe. Así, además defienden que celebrar un Gran Premio de Fórmula 1 merece la pena pese a los costes ya que generará turismo y empleos, ayudando a la economía nacional.
Por Andrés Méndez
© Sutton - Banderas de Azerbaiyán en una prueba FIA GT en 2013

Los organizadores del Gran Premio de Europa de 2016 en Baku han negado que la carrera de Fórmula 1 en la ciudad esté en duda por un colapso en el precio del petróleo.

Los rumores aparecieron a principios de semana en torno a una crisis económica en el país por la caída en el precio del petróleo y un colapso de su moneda que podría obligar a replantear la cantidad de dinero que se gastará en la carrera.

Cabe recordar que Azerbaiyán es un país altamente dependiente del petróleo y, por tanto, una crisis en el sector pondría en peligro la celebración del Gran Premio.

Sin embargo, los organizadores de la prueba no han tardado en negar dichas noticias e insisten que la carrera que se celebrará en el mes de junio no corre peligro independientemente de lo que ocurra con el precio del petróleo o el valor de su moneda.

"La devaluación del Manat [su moneda n.d.r] no tendrá impacto en lo que se refiere a acoger la primera carrera de Fórmula 1 en la historia para Azerbaiyán", ha dicho un portavoz del circuito. "De hecho, cuando se aprobó el presupuesto para el Gran Premio, se calculó en dólares inicialmente. Como resultado, no esperamos cambios en el presupuesto actual del evento. El Circuito de Baku comparte las preocupaciones de todos sobre la devaluación de nuestra moneda nacional y aceptamos que acoger un evento tan grande supone un gran desembolso", ha proseguido.

"Sin embargo, nos gustaría subrayar una vez más que el impacto económico global - tanto a corto como a largo plazo, directo e indirecto - creado mediante la organización de una carrera de F1 será de gran beneficio para la economía nacional".

En este sentido, en Baku tienen claro que celebrar un Gran Premio atraerá turismo y creará empleo, por lo que la inversión merece la pena.

"El aumento del turismo y el gasto que los visitantes directos inyectan en los comercios de la zona de Bakú como restaurantes, bares, hoteles y tiendas verán millones, si no más, bombeando la economía. Del mismo modo, acoger la carrera en sí creará miles de empleos directos e indirectos vinculados al evento", ha apuntado.

"Estamos seguros de que la puesta en escena de esta carrera no solo jugará un papel importante en ayudar a la recuperación en el corto plazo, si no también en el impulso de la economía nacional en los próximos años, prevaleciendo esto sobre cualquier preocupación existentes sobre la celebración de la misma".

Queremos saber tu opinión

Publicidad