Sainz sobre Verstappen: "Es una rivalidad sana y por mi parte no tengo problemas"

El madrileño no da importancia a la tensión vivida en Australia con su compañero

El inicio de temporada no ha sido el mejor para Toro Rosso, que salió de Australia con tan solo tres puntos. Sin embargo, sus pilotos fueron protagonistas por sus batallas en pista. Carlos Sainz paró antes que Max Verstappen pese a rodar por detrás y eso le colocó delante del holandés en la parte final de la carrera. El enfado del joven Verstappen fue patente en sus mensajes por radio, criticando dicha acción y pidiendo que le dejasen adelantar al español, que rodaba más lento. Ambos llegaron a tocarse pero Sainz no ve problemas con su compañero y cree que simplemente fue una lucha al límite mientras ambos buscaban huecos para avanzar.
Por Andrés Méndez
© Sutton - Carlos Sainz por delante de Max Verstappen en Australia

Carlos Sainz ha querido quitar hierro a las tensiones vividas en Australia con su compañero de equipo Max Verstappen, quien mostró su enfado en varias ocasiones por la radio al parar el español en boxes antes que él pese a ir por detrás y, posteriormente, también por desestimar su petición de que le dejasen pasar.

La situación llegó hasta el punto de que ambos se tocaron en la penúltima curva del circuito a pocos giros del final y el holandés trompeó aunque sin perder posiciones.

Aunque Verstappen consideró lo vivido como una ‘****** broma’, Sainz ha preferido no entrar en polémicas y asegura que no hay problemas con su vecino de box.

"Creo que es una rivalidad sana. Al menos por mi parte no tengo problemas con nadie", ha señalado el madrileño, quien ha dicho que se centró en su trabajo en pista y en intentar adelantar a sus rivales mientras Verstappen pedía por radio que se apartase para poder avanzar.

"No hubo mucha comunicación por radio, no hay mucho que entender. Solo sé que estaba tras Jolyon, me dijeron que apretase y le adelanté. Entonces llegué al Williams y volaban en las rectas. Adelanté ocho o diez coches creo, así que no estaba perdiendo oportunidades de adelantamiento, solo fueron duros algunos de ellos. No es un circuito fácil para adelantar", ha argumentado.

Sobre el toque de su compañero, no le ha dado importancia al verlo como una lucha al límite de las que se buscan en Fórmula 1: "Recibí un toque por detrás, vi trompear a Max en mis retrovisores. Fue una carrera muy interesante, al límite, pero así es como debería ser la Fórmula 1. Creo que merecíamos más en cuanto a la posición final, especialmente con tantos adelantamientos. Pero disfruté mucho y creo que no debería haber problemas, al menos por mi parte", ha concluido.

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad