Red Bull niega que la orden a Vettel en Malasia fuera una táctica

Marko asegura que fue por una razón de "seguridad"

Red Bull ha respondido a las críticas que afirman que la escudería mintió en Malasia al hacer creer que sufrían un problema técnico, con el fin de obtener una ventaja táctica para las próximas carreras.
Por Verónica Nogales
© Sutton Sebastian Vettel

Cerca del final del Gran Premio de Malasia, el ingeniero de Sebastian Vettel pidió en repetidas ocasiones que retirará su RB8 de la pista. Como ha aclarado Christian Horner, le advirtieron al piloto alemán que la temperatura de los frenos se había elevado a un nivel peligroso. Sin embargo, el actual campeón del mundo hizo caso omiso y vio la bandera a cuadros al final de la carrera; terminó en undécima posición, fuera de los puntos.

El jefe de equipo de las bebidas energéticas también añade que Vettel estuvo gran parte de la carrera sin radio porque debido a la tormenta del inicio de carrera se le estropeó y no pudo escuchar ningún tipo de comunicación por parte de su ingeniero. Pese a ello, las fotos muestran que también se le enseñó en repetidas ocasiones mensajes en la pizarra para que abandonara.

Después de la carrera el piloto alemán reveló que por supuesto que "podía haber retirado el coche, pero quería ver la bandera a cuadros. Creo que es como debía ser".  Y además,  el alemán, según revela Auto Motor und Sport, contradice a Horner con sus problemas con la radio. "Yo escuché la orden", asegura Vettel.

Por ello, muchos medios de comunicación han acusado a Red Bull de fingir un problema técnico en el freno trasero con el fin de retirar el coche. Toda una táctica para poder instalar una nueva caja de cambio y evitar una sanción en la próxima carrera de China.

Una acusación que Helmut Marko ha negado en el periódico Bild, ya que dijo que después del choque con Narain Karthikeyan, la temperatura de los frenos se elevó por encima del nivel permitido. "Nosotros le llamamos porque en el coche ya no era seguro. No fue una decisión táctica", asegura Marko.

De hecho, según se ha filtrado, Sebastian Vettel se reunirá esta semana con los jefes de Red Bull para discutir por qué ignoró la orden que se le dio.

Y es que el hecho de hacer caso omiso a una orden de equipo es algo que no ha pasado desapercibido para nadie. El expiloto alemán Hans-Joachim Stuck ha comentado que si "no fuera Vettel sería despedido, pero él tiene el crédito de ser bicampeón".

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad