Toro Rosso exprimirá los plazos buscando un mejor diseño

El equipo italiano sabe de la importancia de extender lo máximo posible la fase de diseño del vehículo y los beneficios que ésta puede dar.
Por Sergio Martínez
©Sutton

Es una ecuación relativamente sencilla. Cuanto más tiempo invierta un equipo en la fase de diseño del monoplaza, se consigue un monoplaza más eficiente. Cuantas más horas pasan los ingenieros perfeccionando esta primera fase de construcción del vehículo, más rápido acostumbra a ser el vehículo en pista.

Sin embargo, hay una diferencia entre los grandes equipos y los equipos de media tabla hacia abajo. Mientras un gran constructor jamás detiene la fase de diseño, el resto de equipos debe marcar una línea que separe esta fase inicial con la construcción del propio vehículo. Así lo ha ratificado Franz Tost en recientes declaraciones a la revista Autosport, destacando precisamente la importancia de alargar la fase creativa.

“Mientras estás en el túnel de viento e investigando, puedes conseguir más rendimiento. Cuando el departamento aerodinámico nos pide un día más, sabemos que va a suponer un mayor rendimiento, pero los plazos se aprietan. Siempre es lo mismo, nunca cambia.” aclaraba el patrón de Toro Rosso. En este contexto, el austriaco explicó que su equipo era de los que tenía que parar el proceso de diseño para centrarse completamente en la producción, estableciendo una línea límite.

Sabiendo de la importancia y repercusión que tienen estos días en el rendimiento del resto de la temporada, más en equipos como Toro Rosso donde las actualizaciones son limitadas a lo largo de la temporada, Franz ha dispuesto un sistema de trabajo 24 horas en la fábrica que entrará en vigor en el mismo momento que cambien de fase de producción, y que deberá coordinarse a la perfección para llegar a tiempo tanto a los test de pretemporada como al Gran Premio inaugural de la temporada, en Australia. “Vamos a tener que trabajar 24 horas siete días a la semana durante un tiempo. Desde mitad de Febrero realizaremos tres turnos por día. Es un periodo corto porque es muy caro mantener todo funcionando las 24 horas.”


El sistema parece darles buenos resultados a Toro Rosso, que en 2016 se presentó en los test de pretemporada con un monoplaza muy competitivo que incluso puso en aprietos a los Red Bull. Sin embargo, a medida que la temporada fue avanzando, el propulsor 2015 que montaba el equipo así como la falta de actualizaciones hicieron que la competitividad fuera desapareciendo, evidenciando las limitaciones del equipo italiano.



 

Publicidad