Contacto

Así es el Alfa Romeo Giulia Veloce: Más allá del sentimiento

No sólo es el paso intermedio entre la gama Super y el Quadrifoglio Verde sino que esta terminación saca a relucir todavía más el carácter deportivo de la berlina, ya sea con el Diesel de 210 caballos –51.150 euros– o el gasolina de 280 caballos -54.000 euros–. De serie lleva caja de cambios ZF, tracción integral…
Por Carlos García-Alcañiz
Alfa Romeo Giulia Veloce

Alfa Romeo Giulia Veloce
  • Alfa Romeo Giulia Veloce
  • Alfa Romeo Giulia Veloce
  • Alfa Romeo Giulia Veloce
  • Alfa Romeo Giulia Veloce
  • Alfa Romeo Giulia Veloce

Podíamos resumir la toma de contacto con un “qué bien va” pero nos quedamos cortos. Otras expresiones que salen de nuestra boca son “me lo compraba con los ojos cerrados”, “es una versión muy interesante por todo lo que trae” o “qué bueno que volviste, Alfa Romeo”. Quizá todas estas afirmaciones te parecen exageradas pero el Giulia es un coche hecho con cariño y pasión, aunque tiene algunos detalles por mejorar. Elegante y bonito a partes iguales, lleva a la familia de viaje y te hace sentir a los mandos de un vehículo de marcado carácter deportivo. La dirección resulta soberbia por manejo y tacto, tan rápida incluso que cuesta hacerse con ella en los giros más cerrados, lo que unido a la colocación de las levas fijas (son grandes y alargadas e inspiradas en las de los Ferrari) y al asiento bajo y envolvente hacen que deseemos que la carretera abandone las rectas y se retuerza para divertirnos.

Pero este puesto de mandos es común a otros Giulia. Lo que de verdad hace especial al Veloce es el conjunto de la tracción integral Q4 y el cambio ZF de ocho marchas, ambos de serie. El 4x4 apenas añade 60 kilos y hace que la berlina se comporte como un propulsión al mandar el 100% del par a las ruedas traseras, aunque si el eje delantero lo pide, la centralita reenvía al tren anterior hasta el 60% del mismo, por lo que si el asfalto tiene poco agarre, o somos muy fogosos, el dinamismo sigue siendo sobresaliente, tal y como hemos comprobado. En lo que respecta a la caja automática, es de convertidor de par y de funcionamiento muy rápido mostrando ciertos tirones cuando elegimos la posición Dynamic del DNA y desapareciendo los mismos en los otros dos programas de conducción definidos –Normal y All Weather–. La suspensión asimismo cobra especial importancia porque digiere a la perfección las irregularidades a pesar de estar endurecida ayudando en todo momento al Giulia a ir rápido con todo tipo de garantías.

El acabado Veloce incluye llantas de 18 pulgadas, disfusor, terminaciones en color negro en el exterior…

Durante la toma de contacto nos pusimos al volante del dos litros gasolina de 280 caballos, un motor nuevo que incluye la tecnología Multiair y que cuenta con una versión de 200 caballos muy interesante aunque sin la denominación Veloce. El 280 caballos acelera de 0 a 100 en 5,2 segundos y tiene un gasto de carburante homologado de 6,4 litros a los 100, dos datos que hacen de esta mecánica una de las más explosivas del mercado. Estira hasta casi las 6.000 vueltas y es muy progresivo a pesar de los 40,8 kilográmetros de par que ofrece a 2.000 vueltas. El sonido es excitante pero más por el propio motor de cuatro cilindros que por el escape, que también hace su trabajo aunque de cara al exterior.

La otra opción para el Veloce es un Diesel 2.2 litros con 210 caballos y 47,9 kilográmetros de par a 1.750 vueltas, que no tuvimos ocasión de llevar. Hace el 0 a 100 en 6,8 segundos y consume 4,7 litros a los 100.

El Giulia tiene una demanda del 30% con propulsores gasolina; la competencia ronda el 10

El conjunto se completa con las pinzas de freno en amarillo o en rojo, un extra indispensable para los más pasionales o prescindibles para los que prefieren invertir dinero en otros opcionales disponibles en forma de paquetes con los que potenciar todavía más la deportividad del Giulia Veloce… –Performance, con suspensión activa, levas de aluminio y diferencial de deslizamiento limitado Q2–, la seguridad –Driver Assistance Plus, con avisador de ángulo muerto, cambio de luces automático y espejos interior electrocromático– o el confort –Climate Upgrade con puertos USB delantero y trasero, parabrisas térmico y guantera refrigerada–. Con todos ellos, el Giulia Veloce se convierte en una alternativa real frente a la prole de berlinas alemanas en sus versiones más racing. ¿O no?

Lástima de los peros encontrados como el sistema multimedia Connet Nav 3D, cuya pantalla táctil de 8,8 pulgadas parece más pequeña de lo que en realidad es por culpa de los abultados marcos que la custodian. Además, su posición es baja y la visión no es del todo buena en días soleados. Tampoco el maletero tiene una boca de acceso muy grande, pero es que el Giulia Veloce no puede tenerlo todo…


Publicidad