07
sep
2012
La mejor opción de Hamilton es McLaren, pero tié pinta de que quiere cambiar de aires... Va a ser un invierno divertido

Posibilidades. La vida está repleta de ellas, y paralelamente, sus elecciones. Hay varias cosas que no se eligen: lo que te gusta, a quien quieres, lo que recuerdas o lo que sueñas, pero cuando eres uno de los mejores pilotos del mundo, si que puedes elegir… sobre todo de equipo. Los rumores, la pronta caducidad de su contrato y el comportamiento de Lewis Caballo Loco Hamilton apuntan a que está de campaña electoral.

La carrera del Campeón del Mundo de 2008 cambió de color para siempre cuando siendo un mico se acercó a Ron Dennis y tirándole del pantalón le espetó un "llévame a la Fórmula 1"; algo que según cuentan los que lo vieron, desarmó a uno de los jefes de equipo más feroces de la historia de la categoría. Desde entonces el ex mecánico de Brabham venido a más cuidó del pequeñajo y se aseguró de que no le faltase nada en su desarrollo deportivo hasta que aterrizó con suaves formas pero sonoros resultados en la categoría reina de la velocidad planetaria.

Aquel inolvidable 2007 se lo llevó muerto El Hombre de Hielo por las disputas internas que torpemente alentó el propio Dennis pero al año siguiente, Hamilton, recabó su única corona hasta el día de hoy. Desde entonces su desempeño ha ido decayendo lentamente con dos quintos y un cuarto puestos en la tabla de final de temporada, viéndose claramente superado en 2011 por su compañero Button, piloto al que todos veían más como un escudero que como un líder del equipo del Albal. Lewis es sin duda uno de los lobos de la jauría con los colmillos más afilados pero da la impresión, y visto desde fuera, como si las piezas que en sus manos pone McLaren, no le encajasen, no por malas, sino por no ser exactamente las deseadas por el chavalote.

El año pasado fue una temporada enormemente veleta para el británico: trifulcas con su novia, escapadas a Los Angeles para hacer las paces, noches de juerga, incontables accidentes -seis sólo con Felipe Massa-, errores de bulto en carrera, más de un año sin mánager tras el despido de su padre en dichas funciones el año previo, la llegada de uno procedente del show business… Era tal el desmadre extradeportivo del carrerista que tuvieron que ponerle a Didier Cotton a modo de Road manager, un histórico representante de pilotos para que metiera en vereda al chico y le controlara más de cerca.

Se le debió escapar del corral cuando hace unas semanas se encerró a portagayola con diez chicas y un colega con pinta de rapero en la suite de un hotel por la que pagó casi 5.000 leuros a cambio de grafitear una pared con una botella de champán, en una colorida verbena que haría palidecer de envidia al mismísimo Ronaldo en una de sus cacareadas fiestas de cumpleaños. (Virutas hubiera pagado por estar en invitado, que conste)

Sin la mano de cromo-vanadio galvanizado de Ron Dennis controlándolo todo, Lewis parece olvidar una condición clave para estar en la F1: te tienes que olvidar de todo lo que no sea F1, si no, vas dao. El compromiso ha de ser absoluto, total, rotundo y sin fisuras; la palabra profesional, no sirve por escasita. La F1 es una novia chunga que te deja tirado cuando menos te lo esperas aunque la puedes torear, pero es una esposa exigente y que no perdona un sólo desliz porque el resto te jama como el monstruo de Alien en "Prometheus". Que le pregunten a Bertrand Gachot, o Adrian Sutil, pilotos prometedores a los que el negocio dio la espalda tras organizar altercados poco edificantes. A Lewis no le ha pasado esto, pero los excesos de la vida privada suelen pasar factura, tanto en lo deportivo, como en lo político en el seno de las escuderías. No sólo los jefes te echan la cruz: también los que te rodean que te dan lo mejor que tienen a cambio de que hagas lo propio por ellos.

El finde pasado, Lewis se encontró con la desagradable sorpresa -a sus ojos- de que su coche palmaba ritmo con respecto al de su socio de correrías, Button. El chaval culpó a un set-up incorrecto, y en lugar de rumiar estas cosas de puertas adentro, que es lo que hacen todos los que tienen dos dedos de luces, no tuvo otra ocurrencia que plasmarlo en una foto al cerca de millón de seguidores que tiene en su cuenta de tuister… pa que lo vean todos sin interferencia alguna. @Kimi pide más potencia, @Alonso enseña una gorra capaz de cubrir su coche entero, @Schumacher no dice nada porque no tiene para un iPhone (¡ja!) y @Lewis ¡ENSEÑA DATOS CONFIDENCIALES DE LA TELEMETRÍA DE SU COCHE! Si el tuit dichoso lo hubiera enviado otro currito de la escudería, hubiera tenido que hacer auto-stop de vuelta a casa sin derecho ni a finiquito, ni desempleo, despedido esa misma tarde tras latigarlo durante horas con las tuberías de las pistolas de aire.

Siiiiii, claaaaaaaro… el resto de ingenieros del paddock habrán dicho "no hemos mirado la pantallita porque es algo privado del equipo McLaren al que respetamos mucho. Vamos a devolverles la foto, que parece que la han perdido". Seguro que le han pasado hasta el software de reconocimiento facial por si hay alguna imagen encriptada bajo las líneas del motor como si fueran una Carmen Porter cualquiera. De las mil cosas que un piloto no debe hacer, mostrar en público datos tan delicados como por ejemplo la altura del coche, que es una de los elementos bien visibles de la sensible lista. Esto no parece el producto de una rabieta de un adolescente, sino la evidente existencia de una grieta enorme entre la dirección del equipo y el piloto que más brillo les ha dado en los últimos años. Si a esto añadimos el rumor disparado por el irlandés nacionalizado gaditano (*), Eddie Jordan, con esa historia de que el año que viene se pira a Mercedes, ya tenemos el lío montao, especialmente a sabiendas que Didier Cotton, su mozo de espadas, es muy de la cuerda de Mercedes, compañía con la que tiene una estrecha relación desde hace años.

El tenedor de los derechos del carrerista, mánager legal y 'empleador' de Cotton, Simon Fuller, es sumamente conocido en England gracias a haber sido jurado del televisivo concurso Pop Idol y haber impulsado la carrera de las Spice Girls. Al parecer quiere más pasta por parte de McLaren, que pa eso su porcentaje se lleva; a más mortaca, más pellizco, y ya se le vieron las ganas nada más llegar cuando soltó aquello de "hay que hablar con todo el mundo", lo que no sabe nadie es si por interés de sacarle más cuartos a los de Woking ante un descontento larvado durante años o por un verdadero deseo de crecer como piloto en compañía de otros.

Si es por lo primero, su mállaner sabrá; si es por lo segundo… ¿irse de uno de los mejores equipos, donde le pondrían todo lo necesario, donde 'vive' desde los trece años, y donde sabe donde están enterrados todos los muertos para irse a… Lotus, Mercedes?

En Red Bull iría directamente de coche escoba recogiendo las sobras de Vettel, al que cuidan y cuidarán como a un bebé hasta que le piquen el billete al final de 2014, ergo no sería primer espada hasta 2015… demasiado tiempo, cuando además en 2013 ya está Webber confirmado como piloto del equipo.

¿Ferrari con Alonso allí? La unión del ovetense con la Scuderia es tal que incluso baraja seguir hasta 2017; toda la formación estará a su servicio al estilo de como cuando lo estuvo con Schumacher, y el que llegue… se comerá las sobras a menos que consiguiera echarla la pata de manera masiva desde el primer momento… ¿a un tipo que llevaría ya allí su cuarto año y con la creme de la creme de la plantilla a su servicio? Con esto El Chiquito de la Calzada haría un enorme chiste. 

¿Lotus? Es un equipo deseable que este año ha diseñado un coche excelente pero que no termina de ganar. Han estado hablando, y no una sola vez sino varias, pero habría que dejar sitio y el que saliera por la puerta, debería, en buena lógica, El Canijo Grosjean; Kimi tiene un papelito firmado hasta finalizar 2013.

El último sitio relativamente deseable es Mercedes, pero hay varias interrogantes en esta ecuación. Mercedes es, al parecer, el único equipo que a día de hoy no ha firmado el Pacto de la Concordia. Ojo, firmar-firmar, no lo ha firmado nadie, pero si lo han aceptado… menos los alemanes de la estrella. Uno no firma un contrato de estos con Bernie hasta que no se ha planteado debidamente un plan de futuro, y el futuro de este equipo no está del todo claro. Schumacher puede que haga las maletas definitivamente o que repita, como dicen que hará los medios alemanes. Rosberg bien podría irse a Ferrari a hacer compañía a ALO. AMG, la filial de preparaciones HiTech de la marca bien podría quedarse con el lote para ver salir por la puerta a la marca cansada de poner pasta sin ver resultados sólidos contantes y sonantes… Demasiadas dudas. Si Mercedes se marchase sería una patada en los ©0/0π€$ de Bernie. Se fueron Renault, Honda, Toyota, BMW, Spyker; Volkswagen no llega y si Mercedes se pira, adiós, marcas, adiós (y el plan de la FIA con los nuevos motores no parece haber excitado este mercado en lo más mínimo)

Ahora bien, si Lewis Hamilton se teletransportase hacia Mercedes, escudería propiedad de la marca que ayudó a apoquinar su carrera deportiva previa a la F1 y de los que siempre ha hablado bien, podría ejercer de catalizador del cambio que la antigua formación Tyrrell-BAR-Honda-Brawn. Mercedes llegó diciendo que venían a ganar y trajeron del asilo a Schumacher. El heptacampeón aportó poco y sospechamos que no se lo pasó pirata, que es lo que pretendía, así que a lo mejor poniendo el dinero plateado sobre otro piloto más hambriento, los resultados son otros al menos como equipo al sumar una mayor cantidad de puntos acompañando al rubiales de Rosberg. Desde el punto de vista de Mercedes es una jugada lógica e incluso plausible, pero si esto ocurriera, a Martin Whitmarsh, el Amo del Calabozo de McLaren -y a Ron Dennis por simpatía- les iban a temblar las cancanillas porque a toda prisa, a pesar que lo desmientan, van a tener que buscar a toda mecha un sustituto para un tipo muy difícilmente sustituible. 

 

La pregunta del millón es… ¿quien tuiteará la decisión final… @Lewis, @McLaren o @Mercedes? Esperemos que no sea @RonDennis diciendo "Lewis, mentecato, como vuelvas por Woking me voy a entrenar con la escopeta del doce contigo como blanco", porque es algo que podría ocurrir. Ay… decisiones, opciones, caminos... a veces deciden ellos por tí.

 

(*) Pasa largas temporadas en su chabolo de Sotogrande, Cádiz. Juega al golf, muy bien, por cierto.

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad