08
feb
2016
Manual para disfrutar de la temporada 2016 de F1

¿La temporada 2015 de Fórmula 1 fue aburrida? ¿Soporífera? ¿Predecible? ¿Llena de Grandes Premios tediosos, monótonos e interminables? ¿Bernie Ecclestone y sus secuaces han logrado que hasta chupar un clavo sea más entretenido?

De acuerdo, puede que esta temporada no te haya dado muchas ocasiones de jugarte con un amigo un generoso almuerzo apostando a ver qué piloto ganaría un Gran Premio o incluso yendo más al límite, adivinar por ejemplo qué hombres conformarían el podio, pero… ¡había mucho más por lo que apostar!

Si has llegado hasta aquí no debes ser un aficionado a la F1 'normal'. No me malinterpretes, quizá eres uno de esos 'frikis' de la F1, uno de esos entre los que buenamente quizá deba incluirme. Me refiero a uno de ese tipo que lee cualquier cosa que cae en sus manos sobre este deporte y que lo hace en el formato que sea, digital o analógico. Uno de esos 'gatos mareaos', como alguno intentó definirlos, pero que sabe separar el grano de la paja, que ve cada GP en televisión con el 'live timing' oficial abierto en tu ordenador portátil al lado mientras por el otro, echas un vistazo a tu 'timeline' de Twitter, en el que sigues las cuentas oficiales de equipos, pilotos, organización, periodistas especializados y a más de una decena de aficionados que como tú comparten tu 'desorden mental' y con los que no dejas de interactuar.

Si pese a tal despliegue no conseguiste durante la temporada 2015 evitar aprovechar los 'impasse' de un GP para sacar a pasear a tu mascota, fregar los platos, bostezar o echar una cabezadita cuando antes no había ser mortal o mitológico que te despegase del sofá frente al televisor, tranquilo. Aunque te lo pareciera a veces: You'll never walk alone', nunca caminarás solo.

Hagamos un acto de fe e intentemos ser optimistas y positivos. La temporada que en breve empieza no tiene por qué ser igual que la anterior, aunque he de confesar, querido lector, que la duda al respecto me atenaza y ni yo mismo estoy convencido de estos 'pensamientos positivos' sobre la nueva temporada que pretendo inculcarte.

"Hombre prevenido vale por dos", dice el refrán, así que en previsión de que pudiéramos padecer una temporada de Fórmula 1 parecida a la anterior, he barajado algunas alternativas con las que además de que uno pueda distraerse, no le quede excusa para apostarse con una amiga, amigo, compañero de trabajo o similar un buen almuerzo, unos platos de 'bravas' y 'morro', unos culines de sidra o un cachopo de setas, por ejemplo. estas:

Ver si Yasuhisa Arai será capaz de superar este año cifras en g/km del #dieselgate vendiendo humo en algún momento.

Intentar adivinar si Fernando Alonso cada vez que un periodista le pregunte "Si eres feliz" en Mclaren, responderá "Donde voy a estar mejor que aquí" o simplemente levantará sus gafas de sol lentamente para fulminar al reportero en cuestión con un rayo óptico al más puro estilo Ciclope de los X-Men.

Apostar, en el caso de que el conjunto Mclaren-Honda no funcione de nuevo como debería, por el número de veces que a final de temporada la gente de Mclaren habrá respondido a las cuestiones acerca de sus problemas con aquello de que "son sólo unos flecos y veremos las soluciones a partir de enero".

Saber si un juego de superblandos de 'Piedrelli' superará en longevidad a Bernie Ecclestone y no sólo eso, sino que en caso de que te aburras soberanamente por culpa de las gomas, puedes montar una campaña en Change.org o 'liarla parda' en las redes sociales para conseguir que de una vez por todas 'Piedrelli' no sólo denomine sino que además etiquete sus compuestos acorde a su dureza, durabilidad y utilidad en circunstancias climáticas excepcionales.

Averiguar si Charlie Whiting seguirá sacando bandera roja cuando llueva o la pista esté mojada o habrá por fin algún alma caritativa que le compre un paraguas y unas botas de agua.

Saber si cuando Control de Carrera comunique en el briefing de pilotos que no se pueden traspasar los límites de la pista impuestos por la línea blanca que la delimita o serán sancionados, irá por fin en serio o sólo lo aplicará a sus curvas favoritas. Además unido a lo anterior, apostar por ver si en el caso que un piloto traspase los límites de la pista será sancionado sea quien sea y del equipo que sea, o tan sólo se sancionará a los 'ojitos derechos' de Whiting.

Comprobar al fin si dejará Nico Hulkenberg de ser el eterno 'rookie' o llegará a ponérsele finalmente cara de Nick Heidfeld.

Ver si Felipe Massa busca otro 'culpable' de todo lo que le ha pasado durante su trayectoria en la F1, asume sus virtudes y defectos, o seguirá echándole la culpa a los demás, entre ellos a su eterno 'archirrival' Fernando. Por otro lado, ¿seguirá el brasileño afirmando y restregando que ahora corre 'para sí mismo'? De hecho, ¿seguirá convencido de esto último?

Jugar a adivinar la raza de los componentes del conjunto de caballerías o tiro, que aun no comenzada la temporada ya están adjudicando al Mclaren MP4-31 y que pudieran ser estas según el comportamiento de los mismos: Misaki, Taishi, Tokara, Beso, Yonaguni, Noma, Hokkaido o Miyako.

Estos querido lector, son tan sólo unos pocos ejemplos de lo que puedes utilizar si te place para entretenerte en el caso de que uno o varios GP's de esta temporada que empieza sea tan previsible como la vida de un Ñu, y es que todos sabemos como suelen terminar las largas jornadas laborales en la sabana africana de estos herbívoros.

Por supuesto puedes buscar tu mismo otra elección o incluso puedes apagar el televisor, pero si como más arriba pudiste leer no eres un aficionado 'normal' a este negocio, lleves dos años siguiéndolo o lleves más de diez, permíteme la osadía de darte un consejo.

Lo mejor de la F1 está más allá de lo que sucede en la pista que, por otro lado, suele ser lo más importante y no me refiero a cotilleos o rumores acerca de cambios en la normativa, ganancia 'caballar' de algunos motores o jubilación anticipada de algún piloto. No, querido lector, lo que al final suele importar no es cuándo, cómo y dónde disfrutas de la F1, sino con quién. Lo que merece la pena más allá de la misma competición es con quién compartes tu locura, con quién cuando tu piloto o equipo favorito gana lo celebras como si no hubiese mañana y que cuando sucede todo lo contrario simplemente echas unas risas, bromeas sobre ello e incluso haces algún chiste esperando que en la próxima carrera todo vaya mejor. Y es que, como se suele decir, las penas compartidas son menos penas.

Pero seguramente, querido lector, este consejo no te haga falta, porque probablemente todo esto ya lo sabías.

Saludos.

Javi C.

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad