Conoce a Antonio Giovinazzi, tercer piloto de Scuderia Ferrari

El equipo italiano se hace con una de las jóvenes promesas nacionales al que ahora deberá tratar de encontrar sitio.
Por Sergio Martínez
©GP2 Media. Antonio Giovinazzi tras su victoria en Bakú.

Sin mucho ruido, Sergio Marchionne ha confirmado la incorporación de Antonio Giovinazzi como tercer piloto de la Scuderia Ferrari. Fue durante la comida navideña del equipo, lo cual sirve como indicativo para encajar las piezas del puzzle de por qué ha ocurrido este fichaje. Es innegable que Ferrari es cuestión de estado de Italia, como innegable es la incesable búsqueda de un nuevo campeón italiano en la Formula 1.

 

La última temporada de Antonio Giovinazzi no ha pasado inadvertida para los aficionados italianos, quién han volcado en Ferrari la responsabilidad de acoger al joven italiano quién en apariencia no encontraba sitio para continuar su carrera deportiva dentro de los Formula. Debutando en GP2, al igual que su equipo, Prema Powerteam, Antonio dio buena muestra de su calidad, especialmente a medida que la temporada progresada, hasta el punto de llegar a poner contra las cuerdas a su compañero de equipo y máximo favorito al título, Pierre Gasly, piloto del programa Red Bull Junior Team.

 

Antonio comenzó su andadura en Formulas en la temporada 2013, compitiendo en Formula 3 dentro del seno del equipo Double R, el cual no estuvo a la altura especialmente en el campeonato FIA, lo que ayudó a no valorar al piloto como se merecía, amén de la capacidad de Giovinazzi para meterse en problemas. Apodado en el paddock como “crashnazzi”, el italiano tuvo el dudoso honor de estrenar el ser castigado sin competir en una carrera por sus reiteradas incidencias en las primeras carreras del año. Afortunadamente Antonio logró reconducir la situación para ser un piloto más regular y evitar los incidentes dentro de lo posible.

 

 

En 2014, el piloto italiano dio un salto de calidad al incorporarse a la estructura del equipo Carlin acompañado por Sean Gelael, el piloto indonesio cuya familia ha costeado prácticamente la totalidad de la carrera deportiva de Giovinazzi. Antonio logró varias victorias y numerosos podios,finalizando en la sexta posición de la clasificación en una temporada dominada por Esteban Ocón, que junto a Max Verstappen fue el gran protagonista del año en el FIA Formula 3.

 

Antonio Giovinazzi repitió un tercer año en el FIA Formula 3 con el objetivo de llevarse el título de campeón. De nuevo con Carlin, poco pudo hacer para luchar contra el dominio aplastante del equipo Prema y el veterano Felix Rosenqvist. Con seis victorias durante la temporada, Antonio finalizó subcampeón, además de llevarse el Masters de Zandvoort. Sus actuaciones no pasaron inadvertidas para uno de los fabricantes que siempre ponen sus ojos en los pilotos de Formula 3, Audi. Los alemanes ya había probado a Antonio en unos test privados del DTM, en los que compartió espacio con el español Alex Palou, habiendo dejado un gran sabor de boca hasta el punto de debutar en la competición en Moscú en sustitución del sancionado Timo Scheider, junto a Ullrich, envuelto en el escándalo del “push him out” en el Red Bull Ring, cuando el piloto de Audi echó deliberadamente de pista al que posteriormente sería campeón, Pascal Wehrlein.

 

 

También 2015 fue el comienzo del coqueteo de Antonio Giovinazzi en la resistencia, con un LMP2 que como no podía ser de otra manera compartía con Sean Gelael, con el que acabó logrando varias victorias en la serie asiática de Le Mans. Su presencia en resistencia aumentó durante 2016 con varias participaciones en el mundial así como en la serie europea, dejando siempre buenas sensaciones hasta el punto de ser designado por Audi como piloto para realizar los test de rookie a bordo del LMP1, test que fueron descartados por el piloto, que prefirió centrarse en GP2, especialmente tras conocerse el desplante del fabricante alemán en resistencia.

 

Y es que GP2 ha sido lo queha terminado de consagrar a Giovinazzi como una de las grandes promesas para los próximos años. No es común apostar por un debutante, y menos cuando además recala en un equipo también debutante. Un fuerte accidente en la primera cita de la temporada, que paradójicamente se produjo por un toque con Sean Gelael, no ayudaba a confiar en las opciones del italiano, que sin embargo revertió la situación realizando un fin de semana admirable en Bakú, donde consiguió la victoria en las dos mangas, algo pocas veces visto en GP2.

 

 

Antonio se mantuvo en la parte alta de la tabla en la mayoría de carreras, con varias victorias más hasta al punto de llegar a la última cita de la temporada líder por delante del que era el favorito al título, Pierre Gasly, veterano en la categoría y quién lleva varias temporadas disfrutando de las ventajas de formar parte del programa de jóvenes pilotos de Red Bull. Finalmente Gasly se llevó el título aventajando en ocho puntos a Giovinazzi, que sin embargo se convirtió en la sensación de la GP2.

 

Acabada la temporada, sin la opción de que Audi le pudiera diseñar un programa para conducirlo a la categoría LMP1, crecieron los rumores de pasar a formar parte de Mercedes, quién le pondría un programa similar del que han disfrutado Pascal Wehrlein o Esteban Ocon, previo paso por el DTM. Sin embargo Ferrari se ha adelantado con el anuncio de que Antonio estará con ellos, si bien no hay noticias de qué hará el italiano para complementar su programa.

 

 

Y es que se evidenciaría que si el anuncio de tercer piloto no va acompañado de un buen programa, sería que el fichaje es puro compromiso social de Ferrari con un italiano, lo cual no es descabellado pensarlo, pues la Ferrari Drivers Academy lleva años viendo a este piloto competir y sin embargo han preferido seguir apostando por un Antonio Fuoco que cada temporada que pasa es más gris. Un destino apetecible Antonio Giovinazzi sería la vacante del equipo Sauber, que históricamente ha tenido grandes colaboraciones con Ferrari y que cobraría sentido debido a la necesidad de Ferrari de tener un plan B ante la posible marcha de alguno de sus pilotos.

 

Por otro lado, otra de las posibilidades que tendría sentido sería el desembarco de Antonio en el equipo Manor si es que finalmente se confirman las intenciones de la familia de Sean Gelael de adquirir el equipo o bien de entrar con el patrocinio tan característico de KFC. A lo largo del invierno se irán viendo las intenciones, pero el historial tanto de la Ferrari Drivers Academy como de la propia Ferrari con los jóvenes talentos no invita a ser especialmente optimista.

 

Publicidad