Red Bull presenta el RB8 con el que competirá por el título de 2012 [vídeo]

"No ha habido demasiado margen para que los diseñadores", asegura Vettel

Ya está aquí: la nueva arma de Red Bull Racing. La nueva pesadilla de la parrilla. El nuevo BR8, continuador de la ya tradición exitosa de un equipo que ha revolucionado la Fórmula 1 actual. El pitlane del circuito Jerez se ha llenado de periodistas para fotografiar, por primera vez, la carrocería del coche favorito para llevarse el título mundial de 2012, aunque la escudería ha revelado cómo es su nuevo monoplaza a través de su página web. Aquí está el nuevo toro.
Por Héctor Campos
© Red Bull Red Bull RB8

Las sonrisas de Sebastian Vettel ante las cámaras de los medios de comunicación de medio mundo delatan la confianza del joven alemán en su nuevo juguete. No es para menos: los nuevos colores del monoplaza parecen un aviso a sus rivales, como el amarillo de las abejas o los colores naranjas de las ranas venenosas. Un aviso de que el nuevo trabajo de Adrian Newey, el genio de referencia de la parrilla actual, viene dispuesto a ganar desde el primer día; porque hoy comienza ya su asalto al mundial, aunque de momento sólo mediático, es todo psicología: aplastar la moral del rival desde la misma presentación.

Además, hemos comprobar uno de los aspectos más comentados en esta pretemporada sobre el diseño de los nuevos monoplazas: sus morros. Y es que la nueva normativa de la FIA obliga a que sean más bajos, y ha obligado a adoptar medidas tradicionales o arriesgadas a cada equipo. Ferrari, Lotus o Caterham ya han dado a conocer sus protuberancias, mientras que McLaren no tiene ese escalón característico de esta temporada, sino que desarrolla un morro uniforme. El nuevo RB8 tiene un escalón sutil, menos pronunciado que el F20012 de Ferrari, pero tampoco inexistente como el MP4-27 de McLaren. Según Helmut Marko, es más elegante: "No es tan feo como el Ferrari, ni tampoco es como el McLaren, que carece del escalón. El nuestro es más pequeño y elegante", aseguró a Bild.

Mark Webber y Sebastian Vettel vuelven a compartir equipo. Para el australiano es una temporada importante en la que a buen seguro se decidirá su futuro en la Fórmula 1. Él, al menos, espera estar a la altura de las expectativas creadas:

Por su parte, Sebastian Vettel, doble campeón mundial de forma consecutiva, sabe que está en el mejor momento y en el mejor lugar. No quiere, desde luego, dejar pasar la oportunidad de conseguir el que sería su tercer título mundial consecutivo, a pesar de las nuevas regulaciones de la FIA planteadas claramente para acabar con el dominio de RBR:

De momento se desconoce si Vettel ya ha bautizado el nuevo chasis que pilotará esta temporada. En cualquier caso, tras el baño de flashes, el bautismo sobre la pista será mañana martes, cuando den comienzo los primeros entrenamientos de 2012 en la pista española de Jerez de la Frontera. Será allí cuando todos escuchemos por primera vez el mugido del nuevo toro de lidia.

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad