Felipe Massa

Williams

Felipe Massa
19
Brasil Brasil
São Paulo
25-04-1981
59 kg
166 cm
2002
Sauber
19
Web oficial  

Así va el mundial para Felipe Massa

Año Dorsal Equipo Motor Neumáticos Chasis Pos. Vic. Poles V.R. Ptos. GPs
2014 19 Williams Mercedes Pirelli FW36 9 1 1 65 14

Trayectoria en F1

Año Dorsal Equipo Motor Neumáticos Chasis Pos. Vic. Poles V.R. Ptos. GPs
2013 4 Ferrari Ferrari Pirelli F138 8 - - - 112 19
2012 6 Ferrari Ferrari Pirelli F2012 7 - - - 122 20
2011 6 Ferrari Ferrari Pirelli 150º Italia 6 - - 2 118 19
2010 7 Ferrari Ferrari Bridgestone F10 6 - - - 144 19
2009 4 Ferrari Ferrari Bridgestone F60 11 - - 1 22 10
2008 2 Ferrari Ferrari Bridgestone F2008 2 6 6 3 97 18
2007 5 Ferrari Ferrari Bridgestone F2007 4 3 6 6 94 17
2006 6 Ferrari Ferrari Bridgestone 248 F1 3 2 3 2 80 18
2005 12 Sauber Petronas Michelin C24 13 - - - 11 19
2004 12 Sauber Petronas Bridgestone C23 12 - - - 12 18
2002 8 Sauber Petronas Bridgestone C21 13 - - - 4 16
1 2 3 4 5 6 0 11 16 15 881 207

Totales

207
0
11
15
881
16

Últimas noticias de Felipe Massa

Massa condujo "como una abuela" en Singapur para cuidar sus neumáticos
El brasileño cambió su estilo de conducción en las últimas 25 vueltas para llegar hasta el final sin parar de nuevo

Massa condujo "como una abuela" en Singapur para cuidar sus neumáticos

Felipe Massa se mostró muy satisfecho con la quinta posición en el Gran Premio de Singapur. El de Williams reconoció que tuvo que cambiar de forma ...
Balance GP de Singapur F1 2014 - equipo Williams
Problemas con su monoplaza impidieron al finés rodar en el ritmo de Massa

Balance GP de Singapur F1 2014 - equipo Williams

Luces y sombras para Williams tras el GP de Singapur. Por un lado, Felipe Massa se ha mostrado satisfecho por haber sido quinto, posición que para ...
Calificación GP de Singapur F1 2014 - equipo Williams
Ambos pilotos destacan la efectividad de las mejoras en el coche tras los libres

Calificación GP de Singapur F1 2014 - equipo Williams

La clasificación del Gran Premio de Singapur parecía no augurar buenos presagios para Williams, pero los de Groove se las han enmendado para sacar ...
Todas las noticias de Felipe Massa

Biografía breve

2013 (Ferrari; 8º, 112 puntos)

Tras concluir 2012 en muy buena forma, incluso con más ritmo que Fernando Alonso, Felipe Massa afrontó su octavo año en Ferrari con la esperanza de volver a estar delante de forma habitual. Tal premisa se cumplió en las primeras tres carreras del año donde, pese a no subir al podio, rondó los puestos de cabeza demostrando que piloto y equipo estaban en forma.

Su podio en Barcelona, el único de la temporada, hacía presagiar un buen año para el brasileño ya que estaba aguantando el ritmo de su compañero. Sin embargo, y pese a terminar 15 de las 19 carreras en los puntos, Massa no terminó de rendir como se esperaba a la hora de restar puntos a los rivales directos de Ferrari y Fernando Alonso en la lucha por ambos títulos.

Los rumores sobre su salida del equipo volvieron a aparecer pero, esta vez, se hicieron realidad y el paulista anunció en septiembre que la de 2013 sería su última temporada con Ferrari. Al día siguiente, la Scuderia anunciaría a Kimi Raikkonen como sustituto del brasileño y este, a su vez, desvelaría en noviembre que Williams sería su nueva casa a partir de 2014.

2012 (Ferrari; 7º, 122 puntos)
Felipe Massa se enfrentaba a un año crucial para su carrera deportiva en la Fórmula 1 y especialmente para su continuidad en Ferrari. Los resultados del brasileño en 2011 provocaron una oleada de críticas sobre su rendimiento y la capacidad de pilotar uno de los bólidos de Maranello una campaña más. Así, el de Sao Paulo era consciente de que si quería seguir vistiendo de rojo tenía que rendir como nunca antes.

A pesar de la nueva filosofía a acatar, los mejores momentos de Massa llegaron a mitad de temporada con el colofón final de dos podios, en Japón y Brasil. 2012 arrancó con el abandono en Australia, el único de la temporada, pero ocurrido en la primera prueba del año cuando el brasileño debía empezar a mostrar un alto rendimiento al volante del F2012. En los cinco primeros Grandes Premios, Massa sumó sólo dos puntos respecto los 61 conseguidos por su compañero de equipo, Fernando Alonso, en los mismos compases del Mundial. Tales actuaciones incrementaron las informaciones que le situaban fuera de Ferrari para 2013 e incluso para las últimas carreras del Mundial 2012.

Muchos fueron los nombres que sonaron como candidatos a reemplazarle, pero su mejoría al volante del F2012 especialmente en la segunda mitad del año le valieron la continuidad en Ferrari para una temporada más. Trabajar por y para el equipo. Esa fue la directriz del brasileño a lo largo de la temporada. Pese a la escasez de puntos en la primera parte de la campaña, el de Sao Paulo recuperó el terreno perdido y finalizó el año con 122 puntos y en la séptima plaza de la Clasificación.

Su trabajo se centró en ayudar a Ferrari a mantener el subcampeonato de Constructores y a ejercer de ‘escudero’ de Alonso en su lucha por el Título. A destacar, la forzada sustitución de la caja de cambios del monoplaza de Massa en Estados Unidos para permitir que él y el piloto español arrancaran la carrera desde la parte limpia del trazado.

En el último Gran Premio del año, en Interlagos, el paulista destacó por su determinación a los mandos del Ferrari, su recuperación y adelantamientos en carrera para finalizar tercero. Un nuevo podio delante de su afición y de su familia en un año complicado para él. No pudo contener la emoción y las lágrimas cubrieron su rostro mientras sonaba el himno británico en honor al ganador, Jenson Button.

2011 (Ferrari; 6º, 118 puntos)
Que Felipe Massa ya no es el de antes de su desgraciado accidente de Hungría resulta una obviedad. Sea por esa circunstancia o no, la cuestión es que el famoso muelle desprendido por el coche de Rubens Barrichello ha marcado un punto de inflexión en la carrera del brasileño y, al igual que Karl Wendlinger en 1995, Felipe no acaba de levantar cabeza.

El 2011 del piloto de Florianápolis no puede más que calificarse de discreto. Massa finalizó el campeonato en sexta plaza con 118 puntos, a 109 del quinto clasificado y a 139 de su compañero, Fernando Alonso. Una eternidad. Ni una victoria, ni una pole y ni siquiera un podio jalonan una trayectoria anual marcada más por las desgracias y los incidentes que por los días de gloria. En particular, Felipe y sus más acérrimos defensores podrán escudarse en la guerra civil con Hamilton, que les tuvo a la greña y coleccionando incidentes -en la mayoría de casos achacables al agresivo, casi temerario, pilotaje del inglés- del GP de Mónaco al de India. 

Culpable o inocente, lo cierto es que Massa pareció un convidado de piedra en la evolución del F150º Italia y a la hora de obtener resultados contantes y sonantes, dejando la sensación de que en Ferrari no hace falta dictar órdenes de equipo, ya que éstas las induce el propio talento de unos y otros. Los rumores de sustitución para 2012 se sucedieron en el tramo final del mundial, foragitados por el test de Sergio Pérez en Maranello. Sin embargo, Luca di Montezemolo zanjó la polémica renovando su confianza en el brasileño... por un año más.

2010 (Ferrari; 6º, 144 puntos)
Felipe Massa regresó a la competición tras dejar su asiento mediada la temporada 2009 a raíz de las lesiones producidas en la cabeza tras el accidente de Hungría 2009. Hockenheim significó el resurgir de la Scuderia con la segunda victoria y segundo doblete del equipo en la temporada, en la que Felipe finalizó segundo tras facilitar el adelantamiento de su compañero. En el resto de la temporada del brasileño la suerte estuvo más de su parte que al principio, terminando casi todas las pruebas en posiciones de podio o cercanas a él. A pesar de un final de temporada más que decente, Felipe no pudo contribuir a que Fernando y Ferrari consiguieran sendos mundiales. Este bajo rendimiento hizo que el brasileño debiera resistir constantes rumores acerca de posibles sustitutos para su asiento en la Scuderia. Entre los nombres apuntados por los medios, Robert Kubica o Mark Webber.

2009 (Ferrari; 11º, 22 puntos)
Felipe arrancó con muchísimas ganas el mundial de 2009. Hacía apenas cinco meses había perdido el título mundial en la última curva de su Gran Premio, un golpe muy duro del que quería resarcirse cuanto antes. Quería demostrar a Ferrari que él era el número 1 del equipo y, sobre todo, que no necesitaban a Fernando Alonso para recuperar la gloria de la era de Michael Schumacher. 

Pero el F60 no fue todo lo competitivo que él y su compañero, Kimi Räikkönen, esperaban. Lejos de la lucha por el título, lo peor para el brasileño llegó en verano. La mala suerte le estaba esperando en forma de muelle, una pieza desprendida del monoplaza de uno de sus mejores amigos, Rubens Barrichello, y que terminó impactando con su casco durante los entrenamientos del GP de Hungría. En el incidente, Felipe quedó inconsciente y estuvo cerca de perder un ojo, lo que le mantuvo todo el final de la campaña en el dique seco.

2008 (Ferrari; 2º, 97 puntos)
Rozó el sueño con la punta de los dedos, batallando hasta el final contra su gran rival en McLaren-Mercedes, Lewis Hamilton. El brasileño plantó cara durante todo el año a quienes se apuntaban a la lucha directa por el campeonato del mundo, y las matemáticas seguían ofreciéndole la posibilidad de serlo en la última carrera. Tras unas cuantas batallas, no ganó la guerra. En 2008 se disfrutó de la esperanza de que un brasileño, de nuevo, se alzase con el gran torfeo final tras de la desaparición del malogrado Ayrton Senna.

Y eso que Felipe Massa fue muy cuestionado al principio de la temporada. En las dos primeras carreras tuvo que abandonar. Sus errores le llevaron fuera de la pista y suscitaron no pocos comentarios acerca de su calidad como piloto para Ferrari. Pero la Scudería tampoco se libró de su parte, con habituale roturas de motor, errores en los repostajes y otros elementos contra los que Felipe también debió batallar.

Las victorias comenzaron en la tercera carerra, Bahréin, la primera carrera tranquila en la que el brasileño no debió exceder los límites. En España continuó el dominio de la Scudería, aunque Massa debió conformarse con la segunda plaza. El brasileño hizo doblete en el GP de Turquía, con pole y victoria. A estas alturas ya era segundo en la provisional.

En Canadá ofreció un buen recital de ataques sobre los pilotos que le precedían para acabar  cuarto. En Mónaco fue tercero tras un trompo y un rosario de errores de estrategia. El brasileño seguía a tiempo de resarcirse, así que en Francia se coloreó todo de rojo Marlboro. Y de nuevo con Felipe en lo más alto en el podio de la carrera y, por primera vez, del campeonato.

Tras la debacle británica, Felipe volvió a asomar la cabeza en Alemania mejoró, acabando tercero el Gran Premio. Hungría fue otra carrera para olvidar, y no por su conducción, sino por la dramática rotura del motor del Ferrari en plena recta de llegada a tan solo 3 vueltas del banderazo. 

Así las cosas, en Valencia sólo cabía el triunfo para mantenerse en la carrera como gran oponente de Hamilton. Dicho y hecho: pole y victoria contundente para el brasileño en su Gran Premio número 100, tras el que se colocó segundo en la clasificación provisional, a 6 puntos de Hamilton. En Bégica también hubo sorpresas. Aunque la carrera no fue demasiado buena para el piloto, con rifirrafes constantes con su compañero de equipo, una penalización de 25 segundos a Hamilton por adelantamiento ilegal le otorgó a Massa una victoria inesperada.

En Monza se mostró igual de rápido que Hamilton, pero a ambos les costó pasar a pilotos no habituados a estar tan arriba, como Nick Heidfeld. En esta prueba terminó sexto por delante del inglés.

La temporada se puso patas arriba en las últimas carreras, con la entrada de nuevos nombres en los podios de los GPs. Y en parte, Ferrari hizo que ocurriera cuando, en Singapur, a pesar de rodar muy rápido, Massa cometió un tremendo error en boxes que echó por tierra su actuación: el nuevo semáforo de boxes de Ferrari se puso en verde antes de que la manguera estuviese completamente fuera del coche. En consecuencia, el brasileño se la llevó puesta ante el desconcierto general en el equipo. Felipe debió parar al final de la línea de boxes, y la dirección de carrera le impuso una penalización por el incidente. Para rematar el estropicio, el piloto se salió en la curva 18, haciendo un trompo cuando en la vuelta 50.

En Japón, arrancó un punto más tras una carrera llena de incidentes, incluida una nueva penalización tras provocar un trompo a Lewis Hamilton. El inglés se vengó en China ganando la carrera por delante de Massa, que no fue capaz de seguirle el ritmo. Con este resultado se alcanzó a la última carrera con todo por decidir. Millones de brasileños permanecieron atentos a cada metro; era la última prueba del mundial y un piloto de Ferrari podía proclamarse campeón del mundo arrebatando el título a su rival directo, McLaren.

Todo estaba por decidir. Massa debía ganar la carrera para optar por el título. Sería suyo si Hamilton acababa más allá de la quinta posición. Y así sucedió... durante unos segundos. El brasilaño cumplió con su trabajo consiguiendo la victoria, mientras Hamilton navegaba por la mitad de la zona de puntos. Felipe marcaba las vueltas rápidas mientras el corazón de los ferraristas estaba en un puño: las matemáticas y las condiciones de carrera le permitieron soñar y tocar con las yemas de los dedos un título agónico. Tanto es así que incluso el box de Ferrari vio el título conseguido y se puso a celebrarlo... durante medio minuto. 

En medio de la lluvia, la inesperada figura de la Flecha de Plata apareció abordando los últimos metros del campeonato justo en la quinta posición, ganada en la última curva, en la última oportunidad posible e imaginable. El inglés se hizo así con el Campeonato, cumpliendo la posición mínima en la que tenía que terminar. El brasileño se deshizo en lágrimas tras el esfuerzo y las emociones vividas. El brasileño saboreó en este momento la gloria y el dramatismo de la Fórmula 1 al mismo tiempo: subcampeón del mundo con 97 puntos... a sólo uno de Hamilton.

2007 (Ferrari; 4º, 94 puntos)
Sin lugar a dudas, la de 2007 fue la temporada de la confirmación de Felipe Massa en la élite de la Fórmula 1. Los resultados del menudo brasileño así lo demostraron, y tan sólo algunos episodios desafortunados durante la temporada le obligaron a llegar al final del campeonato teniendo que asumir el roll de "escudero" de su compañero, Kimi Räikkönen. Su cuarta posición final no refleja fielmente lo visto durante gran parte de la campaña y, como ejemplo de sus elevadas prestaciones podemos señalar que durante gran parte de ésta, el piloto paulista fue más veloz que su coronado coequipier finladés. Para refendar la gran estima que se le tiene dentro del equipo italiano, el presidente Montezemolo prolongó su contrato hasta 2010 poco antes del GP de Brasil. Una decisión que se reveló providencial ya que, sin la colaboración de Massa, el título de pilotos habría ido a manos de Lewis Hamilton o Fernando Alonso.

2006 (Ferrari; 3º, 80 puntos)
La confianza de sus jefes y las enseñanzas de Michael Schumacher, unidas a la proverbial velocidad de este simpático brasileño, hizo que en 2006 su figura brillase como nunca antes. Felipe consiguió dos victorias y lo que fue más importante, ver como en ocasiones podía mantener el ritmo de un fenómeno como Schumacher. Esta pudo ser la temporada del lanzamiento definitivo del piloto de Florianápolis, que tan sólo debería aumentar aún su concentración para no desaparecer en algunas carreras por culpa de una encadenación de errores. Imponerse a Fisichella entre los segundos pilotos de los equipos que se jugaban el título fue una muestra de su madurez.

2005 (Sauber; 13º, 11 puntos)
Una temporada de más a menos que vio como Massa confirmaba su velocidad pura al tiempo que mantenía su mejoría en la constancia de las prestaciones. Su convivencia con el campeón del mundo del 1997, Jacques Villeneuve, sirvió para refrendar que, sin poseer una mecánica que le permitiera destacar, su potencial como piloto rápido restaba aun intacta. En 2006 regresaría a Ferrari, pero esta vez como piloto titular acompañando a la estrella del "Cavallino", Michael Schumacher.

2004 (Sauber; 12º, 12 puntos)
Felipe Massa regresó a la F-1 en el papel de piloto titular de la mano de Sauber, que fue quien recogió los frutos de su mejora tras su paso por Ferrari como piloto de pruebas. Para su retorno a las carreras, Massa tuvo que atemperar su carácter atacante y aprender de su compañero de equipo, Giancarlo Fisichella. El brasileño comenzó con muy buen tono, aunque poco a poco fue cediendo ante la mayor experiencia de su compañero. Con todo, la de 2004 fue su mejor temporada en F-1 hasta ese momento, con un 4º en Bélgica como mejor posición personal en una GP.

2003 (Ferrari, piloto probador)
En 2003, Felipe debió tomar una pausa en su carrera para enrolarse en la estructura del equipo Ferrari, que lo contrató como piloto de pruebas. Massa fue, pues, un engranaje más en el perfecto mecanismo italiano, que conquistó con solvencia los títulos mundiales de pilotos y constructores.

2002 (Sauber; 13º, 4 puntos)
Felipe Massa debutó en la Fórmula 1 como piloto del equipo Sauber. En una campaña netamente de aprendizaje, el nuevo talento captado por Peter Sauber cosechó cuatro puntos en el mundial, gracias a un quinto puesto en el GP de España y dos sextos en Malasia y Alemania.

Palmarés previo a la Fórmula 1
La llegada de talentos brasileños a la Fórmula 1 no es en absoluto una circunstancia extraña. El país sudamericano ha sido el más prolífico en lo que a triunfos y títulos en la máxima exponente del automovilismo mundial en esa región del planeta. Y tras Piquet, Senna y Barrichello, llegó Felipe Massa.

Massa debutó en competición de karting el año 1990, cuando alcanzó el 4º puesto en el Campeonato de Sao Paulo de Micro Kart. Siempre ligado a esta disciplina, en 1994 obtuvo el séptimo lugar en el brasileño Júnior, y en 1997 se impuso en la Junior Cup y fue tercero del certamen nacional.

Con un palmarés kartístico que estaba algo lejos de los primeros espadas mundiales, Massa saltó a los fórmulas en 1998 en la Fórmula Chevrolet. Tras una temporada de aprendizaje -en la que logró, eso sí, su primer triunfo en Interlagos- al año siguiente se anotó su primer título en esta misma disciplina.

La victoria en la F-Chevrolet fue el billete para el asalto al automovilismo europeo. Y su entrada fue a lo grande. Massa recaló en el equipo Cram de Fórmula Renault, con el que conquistó tanto el título europeo y el italiano. En total, Massa cosechó ese inolvidable 2000 un total de siete victorias entre ambos campeonatos.

A la hora de dar el siguiente paso, Felipe se saltó los cánones establecidos y se enroló en la Euro 3000 Series, logrando el título a la primera de cambio tras hacerse con seis victorias parciales. Aunque en esa campaña compaginó sus participaciones en este certamen con algunas carreras del ETCC como oficial Alfa Romeo, el éxito con los monoplazas le valió la llamada de Peter Sauber para probar sus monoplazas. Siguiendo las pautas del experimento Räikkönen, Massa fue el segundo gran joven talento surgido del laboratorio del propietario suizo, que se hizo con sus servicios para la temporada 2002.