Montezemolo motivará a Alonso para afrontar estas últimas carreras "con el cuchillo entre los dientes"

El presidente de Ferrari insiste en que el Mundial continúa en sus manos

Este segundo abandono de Fernando Alonso ha supuesto un duro golpe para el equipo Ferrari, puesto que Sebastian Vettel ya se sitúa a cuatro puntos del asturiano. De esta forma, el Mundial se pone al rojo vivio: la Scuderia no puede permitirse ningún incidente más con su piloto y, por ello, Luca di Montezemolo ha lanzado un mensaje de motivación y tranquilidad.
Por Ana Zoe Marí
© Sutton - Fernando Alonso

"En estos momento es donde quiero ver al Ferrari que conozco", ha declarado Montezemolo. "Una escudería concentrada y que mantiene los nervios a raya. Hablaré pronto con Fernando para darle una última motivación para afrontar estas cinco últimas carreras con el cuchillo entre los dientes, como debe hacer todo el resto del equipo".

"Sabemos que podemos contar con el piloto más fuerte en circulación y sólo los errores de otros le han impedido, primero en Spa y luego en Suzuka, mantener la distancia de seguridad con los rivales", ha continuado el presidente italiano. "No nos olvidemos que, sin aquellas dos colisiones, hoy Fernando tendría por lo menos 30 puntos más, siendo pesimistas con el cálculo".

"En el deporte como en la vida, la rueda gira, no hay que olvidarlo: para nosotros últimamente no lo ha hecho en el lado positivo, pero no se necesita nada para que cambie".

No obstante, Montezemolo no ha podido evitar hablar sobre el podio de Felipe Massa en Suzuka, cuyo segundo puesto ha sido "muy importante" para Ferrari, dado que el aporte de puntos que realice el brasileño "es fundamental"Además, el presidente también ha tenido palabras para los técnicos, de los que espera "un trabajo extraordinario" y a los que anima a continuar trabajando como hasta ahora porque "han demostrado ser capaces de ello". 

"Somos totalmente conscientes de que este Mundial aún depende de nosotros", ha finalizado el italiano.

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad