16
jul
2016
Las apariencias no engañan, las que engañan son las expectativas

Conocedor de que por este humilde blog pasan lectores de todas partes del mundo, en especial de habla hispana, me veo necesitado de consultarles. Hace ya varios Grandes Premios que caí en la cuenta de que los locutores que se ocupan de narrar tanto las sesiones de entrenamientos libres, la clasificación como la carrera, pasan la mayor parte del tiempo hablando de gomas. La duda que quería consultarles es si es tan solo algo que ocurre en mi país o también ocurre lo mismo en otros lugares.

 

Lo pregunto porque en cierta manera Pirelli se ha hecho con el protagonismo, convirtiéndose la marca italiana y sus neumáticos en un espectáculo en sí mismo en la mayoría de Grandes Premios.

Quizá suene exagerado, pero da la impresión de que la retransmisión se centra más en si los compuestos elegidos por el proveedor italiano para un circuito en concreto son los apropiados o no, en si benefician a unos equipos y perjudican a otros, si se van a diluir cual azucarillo en un café a las pocas vueltas o por otro lado van a durar casi eternamente. El debate incluso llega a hacerse eterno cuando se da la circunstancia de una salida en condiciones de lluvia o con la pista mojada. Esta por supuesto se da bajo régimen de Safety Car avivando las críticas. El último ejemplo lo tenemos en el reciente Gran Premio de Gran Bretaña.

Habrá quien pregunte todavía porque hace tanto tiempo que ni los viejos de lugar recuerdan disfrutar de una salida bajo lluvia o suelo mojado sin que medie el Safety Car. Les daré un par de razones. La primera es que los neumáticos para lluvia de Pirelli parece que son un desastre. Esto no es novedad y encima es algo que se vio desde que Pirelli volvió a proveer de gomas a la F1. Los de lluvia extrema no desalojan el líquido elemento en la cantidad que debería esperarse y de los intermedios mejor ni hablamos. Hasta Sebastian Vettel tras lo visto en Silverstone en el último Gran Premio ha criticado a Pirelli al afirmar creer que "No hay que criticar la decisión de salir o no detrás del Safety Car, sino lo que tenemos que criticar es por qué nadie confía en los neumáticos de lluvia extrema. Así que asumes el riesgo de salir con intermedios y tener aquaplanning... Los neumáticos de lluvia extrema solo son útiles para seguir al Safety Car, y después solo quieres cambiar a intermedios". 

La segunda razón es que a la FIA, a la FOM, y por ende a Jean Todt, Bernie Ecclestone, Charlie Whiting y sus secuaces les pesa todavía en su conciencia aquella grúa en la escapatoria de Suzuka, una grúa que jamás debió estar allí y tuvo las fatales consecuencias que todos sabemos. Es por esto último que al mínimo riesgo no se la juegan. Consecuencia en definitiva de la falta de confianza en los compuestos de Pirelli para mojado y unido a que desde hace años se prohíbe el cambio de reglajes entre la jornada de clasificación y la de carrera, impidiendo adaptar el monoplaza a las condiciones meteorológicas y de la pista. Si el sábado no llueve y el domingo si, estás vendido. Si es al revés también. En ambos casos al tener reglado el coche para condiciones totalmente opuestas a las vigentes en ese momento se convierte en algo más inconducible y por tanto peligroso, especialmente en mojado.

Los neumáticos de mojado suministrados por Pirelli son tan útiles a la F1 como algún piloto de desarrollo que pasea por el paddock. Así que desde hace demasiado tiempo, en las retransmisiones se habla tanto de gomas y sus características que parece más un anuncio de profilácticos o un cursillo de prevención de enfermedades de transmisión sexual que una retransmisión de un Gran Premio de Fórmula 1.

Bastante hacen los periodistas (algunos al menos), pilotos y demás expertos encargados de narrar un Gran Premio en intentar descifrar el galimatías que provoca esto y otras partes del reglamento como para criticarles. La culpable de que todo esto ocurra, dejando a un lado a la FIA, FOM y sus acólitos, es Pirelli, pero cuentan con las bendiciones de todos los nombrados anteriormente. Así cualquiera.

No sería descabellado afirmar que Pirelli ha influido más en el reglamento de la F1 en los últimos cinco años que la propia FIA. Por cierto, como curiosidad tan solo y para que les dé que pensar: ¿Saben que el reglamento que obliga a los equipos a salir con neumáticos de lluvia extrema si la salida se da tras el Safety Car en condiciones de mojado solo se aplica en la F1?. Pues es así. Tanto que en GP2 o GP3 esto no ocurre y pueden elegir por ejemplo salir con intermedios si consideran que es la mejor opción. ¡Incluso en un ataque de locura salir con gomas lisas! Algo increíble teniendo en cuenta que esas competiciones están llenas de jóvenes pilotos inexpertos cuyos monoplazas nada tienen que ver con los de F1 y que teóricamente la salida tras el coche de seguridad es como su propio nombre indica … por seguridad ...

En 2011 debido a la llegada de Pirelli como nuevo suministrador oficial de neumáticos se impone un porcentaje de reparto de pesos obligatorio. La razón que se dio es que de usar una distribución de pesos obligatoria nadie tiene ventaja en ese aspecto. Según declaraciones de Ross Brawn, jefe técnico de la FOTA por entonces "Si la distribución de pesos se mantiene libre, entonces algunos podrían acertar por accidente mientras que otros estarían totalmente equivocados. Eso es lo que queremos evitar." 

En 2013 tras los reventones de Silverstone, con los Pirelli en el punto de mira y una amenaza de huelga por parte de los pilotos sino se garantizaba su seguridad, a la FIA no le quedó más remedio que limitar los parámetros de uso de los neumáticos ya para el Gran Premio de Alemania. A la limitación de prohibir intercambiar los neumáticos de lado (es decir, el neumático derecho tendrá que ir en el lado derecho y el izquierdo en el correspondiente lado), añadieron por primera vez la limitación de presiones mínimas tanto en parado como en marcha. No contentos con esto, también el ángulo de caída (camber) dejó de poder ser regulado de forma libre por los equipos y se estableció un límite. 

En 2015 Pirelli lejos de desarrollar y mejorar su producto para la F1, empieza con las famosas "recomendaciones obligatorias". Sospechando que los equipos usan argucias en el uso de las presiones para ganar ventajas como por ejemplo un mayor agarre, Pirelli advierte que necesitan que respeten las presiones recomendadas para utilizar los neumáticos de forma segura. Esto implica presiones más altas de lo que los equipos desearían, algo que influye a la hora de optimizar el rendimiento del monoplaza usando esas gomas. Plenamente conscientes de que los equipos necesitan optimizar ese rendimiento excusan su decisión reconociendo la necesidad de asegurar que los neumáticos funcionen de la forma correcta y evitar problemas. Resumiendo es como una advertencia materna, "yo te lo digo por tu bien, haz lo que quieras, tú verás". 

En lenguaje claro y llano, da la sensación de que temen que si a alguien se le ocurre poner al límite su producto ocurra una desgracia que pueda acarrear algo más que bochorno para la marca. Así que no satisfechos con esto, recuerdan a los equipos respetar la temperatura máxima de las mantas térmicas. Parte del "truco" está en "sobrecalentar" el neumático en el box que es donde se controlan las presiones. A mayor temperatura, mayor presión. Ya en la pista las gomas bajan a la temperatura óptima, la presión también, aumenta la superficie de rodadura y se obtiene mayor agarre. Seguro que todo esto les suena por que se ha hablado mucho de ello últimamente.

Como colofón, ya en 2016 y tan reciente como que esto se dio en el último GP acontecido en Silverstone, Pirelli llega a recomendar un numero de vueltas máximas por compuesto suministrado. En concreto aconsejan un máximo de 26 vueltas para el neumático duro, 28 para el medio y 15 para el blando. De momento es otra de esas recomendaciones. Esperemos que no, pero puede que no falte tanto tiempo para que se convierta en una nueva norma. Nadie uso los neumáticos duros en Silverstone. Gracioso ¿verdad?, pues todavía es más divertido si uno se para a buscar la cantidad de monoplazas que hicieron caso omiso de las recomendaciones de Pirelli en cuanto a número de vueltas, quince de veintidós.

Si esto sabe a poco quedan sus neumáticos de lluvia. Nadie se fía de los compuestos de Pirelli para mojado aunque solo lo dicen "por lo bajini". Incluso la FIA, bien de manera indirecta o inconscientemente, da la razón a aquellos que echan pestes de dichas gomas con esas salidas bajo régimen de coche de seguridad cada vez que caen cuatro gotas. Es sabido que no cabe esperar que ni la FIA ni la FOM reconozcan abiertamente que su falta de confianza en las Pirelli de mojado es la razón de que las salidas se den detrás del Safety Car. Eso sería tirar piedras a un suministrador que no solo ha hecho hasta la fecha todo lo que le han pedido "por el bien del espectáculo", sino que además está poniendo dinero por estar ahí, incluso quizá perdiéndolo. 

Así que Charlie Whiting y su banda ¿qué hacen?, pues sacarles las castañas del fuego. ¿Cómo?, muy fácil. Salida detrás del coche de seguridad y arreglado. Se tapan las vergüenzas, Pirelli te debe un favor y te aseguras que en tu conciencia no entre otra grúa como aquella de Suzuka.

Esto lleva a la pregunta de si cada vez que llueva se va a salir detrás del Safety Car, ¿para qué quieren los neumáticos de lluvia extrema? Puestos en la política de ahorro de gastos en la que anda inmersa la F1 en los últimos años podrían ahorrárselos. Tal vez hasta Jean Todt estaría contento y Ecclestone ni os cuento. A este paso, llegará el día que a algún piloto se le caerá la botella con bebida isotónica al suelo de camino a su puesto en la parrilla derramando su contenido y Charlie Whiting declarará condición de mojado y salida detrás del coche de seguridad.

Pirelli parece el principal culpable porque es el que sale al escenario. Es el actor principal, el protagonista, el que da la cara. Pero detrás del telón están los verdaderos culpables. Los que empiezan por prohibir que cambies los reglajes de un día a otro si las condiciones así lo exigen para poder hacer el coche tal vez más rápido sí, pero también más conducible y por tanto seguro. Los mismos que batallan en una guerra oculta por imponer sus razones, por meter a sus amiguetes en el negocio. Son esos que desde su despacho en la Plaza de la Concordia en París, quieren ver de nuevo a Bibendum mientras al otro lado del Canal de la Mancha prefieren a Pirelli que suelta el dinero sobre la mesa y se lleva el negocio además de acceder a todos los caprichos de la FOM. Así que Pirelli se queda, y además sin competidor serio que le saque los colores.

Pirelli ofrece un producto que no está a la altura de la competición a la que suministra, pero sale barato y eso ayuda a Bernie Ecclestone a que a final de mes cuadre todo en su libro de cuentas. Además Pirelli solo rinde pleitesía al mandamás de la F1. Lo que él pide se le da, y los equipos poco parecen contar. Pero claro, a ellos también les sale barato, tan barato que los quebraderos de cabeza que provocan las gomas italianas a la hora de competir son olvidados fácilmente, así que callan, otorgan y no solo eso, además jamás sacan los trapos sucios a relucir aunque con seguridad prefieran otra cosa, por ejemplo otra reglamentación en cuanto a neumáticos, mayor libertad para jugar con presiones y "camber" bajo su cuenta y riesgo, y con la seguridad en mente o poder elegir al suministrador que les dé la gana o en su defecto algo mejor que lo que tienen ahora, pero no lo dejan ver. Hay cosas que según en qué momento hay que pensarlas pero no decirlas y es lo que hacen por que echan cuentas y no les salen. Eso sin contar que mejor no enfadar a los jefes no sea que te cojan manía sí t quejas demasiado.

Así, entre todos tienen engañado, o al menos eso creen, a una parte importante de este circo que es su público, haciéndole creer que todas las medidas que se toman, todos los reglamentos que se cambian, todos esos test, esas reuniones y decisiones de "urgencia" son por el bien del espectáculo.

Se equivocan. Lo saben, pero jamás lo reconocerán.

Saludos.

Javi C.

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad