Contacto

Probamos el Honda CR-V 2013: La comodidad es lo primero

Antes de que acabe el año estará a la venta la cuarta generación del Honda, completamente nuevo a pesar de que su aspecto recuerda claramente a su antecesor, y aunque todavía no hay precios oficiales, ya hemos podido conducirlo.
Por P. Berrio /C. García-Alcañiz
Honda CR-V

Honda CR-V
  • Honda CR-V
  • Honda CR-V
  • Honda CR-V
  • Honda CR-V
  • Honda CR-V
  • Honda CR-V 2012
  • Honda CR-V 2012
  • Honda CR-V 2012
  • Honda CR-V 2012
  • Honda CR-V 2012
  • Honda CR-V 2012
  • Honda CR-V 2012
  • Honda CR-V 2012
  • Honda CR-V 2012
  • Honda CR-V 2012
  • Honda CR-V 2012
  • Honda CR-V 2012
  • Honda CR-V 2012
  • Honda CR-V 2012
  • Honda CR-V 2012 Concept

El Honda CR-V 2013 sustituye prácticamente todas las cualidades 4x4 de sus antecesores por una configuración más on road y familiar, con un habitáculo amplio, en el que existen multitud de huecos portaobjetos y, sobre todo, espacio, mucho espacio. Para tratarse de un vehículo que casi congela sus dimensiones (el largo y el alto decrecen cinco y 30 milímetros respectivamente), ofrece capacidad suficiente para cinco personas y sus enseres. Los 4,57 metros de largo así como los 2,62 metros de batalla lo posicionan al nivel de rivales como Audi Q5, BMW X3 o Volvo XC60.

En el plano estético, se ha logrado aparentar un coche más grande modificando las proporciones de chapa y cristal, algo que contrastamos al compararlo in situ con el CR-V de tercera generación. Junji Tanabe, el diseñador jefe del exterior, nos aclaró que se trabajó sobre el frontal para dar una imagen más deportiva, así como en la parrilla, herencia genética de la 'nueva' Honda.

Se ha hecho especial énfasis en rebajar el tamaño de los paneles de las puertas para acentuar la sensación de amplitud. Los asientos delanteros están algo más bajos, pero se mantiene la postura ligeramente vertical que gusta a los usuarios de este tipo de vehículos. Además, la banqueta trasera dividida en 60/40 ha bajado su posición 38 milímetros y el suelo de los pasajeros carece del saliente del túnel de la transmisión, así que es totalmente plano.

En el interior se mantiene el ‘aire CR-V’ en el diseño del salpicadero, ahora algo más bajo y que proporciona una mejor visibilidad. La palanca del cambio sigue colocada en una posición alta, muy próxima al conductor, lo que hace muy cómodo su manejo. La imagen general es de una excelente calidad, aunque en la parte alta del salpicadero se emplean plásticos duros y sólo están acolchados en la parte frontal. A los lados de la consola central cuenta con un cómodo recubrimiento almohadillado para las rodillas de los ocupantes. Las versiones más equipadas cuentan con dos pantallas TFT, una en la consola central, la más grande y ocupada por el navegador, y otra más pequeña en la parte superior del salpicadero que proporciona informaciones adicionales, por ejemplo, muestra en detalle los cruces o salidas de autopista.

El maletero incrementa su capacidad en 65 litros y llega hasta los 589 litros, 1.669 si se abaten los asientos traseros

Para cargar objetos de gran volumen, el CR-V cuenta con un sistema de plegado y desplegado de asientos posteriores muy sencillo: a través de dos pequeñas palancas ubicadas en los laterales del maletero (o bien con dos pequeñas tiras de tela colocadas en cada lado), se 'caen' dejando un espacio de carga casi plano. Volver a colocar los asientos apenas requiere esfuerzo: basta con empujarlos a su posición inicial. Opcionalmente puede disponer de portón motorizado.

Todas las versiones cuentan con luces diurnas de led, tanto si se montan faros halógenos como bixenón
Centrados en el apartado técnico, el CR-V 2012 presenta una evolución de todos sus órganos, como las suspensiones y los motores. Éstos últimos son los conocidos gasolina 2.0 i-VTEC y Diesel 2.2 i-DTEC que impulsan a la tercera generación aunque revisados para reducir los consumos y las emisiones. El primero de ellos, que aumenta la potencia desde los 150 hasta los 155 caballos, es 4x2 con caja de cambios manual de seis relaciones (automática de cinco como opción) y 4x4 manual (seis) y automática (cinco). El segundo, sólo como 4x4 y con 150 caballos, se asociará al cambio manual de seis relaciones dejando el automático también de cinco como opción y para los acabados más altos. A lo largo del año que viene también estará disponible un nuevo Diesel 1.6 litros que se estrenará en el Civic con 120 CV, pero que en el CR-V proporcionará algunos caballos más y se convertirá en el escalón de acceso a la gama, seguramente sólo con tracción delantera.

Ambos propulsores cuentan con el sistema “Friction Reduction Technology”, un conjunto de soluciones con el que, según el fabricante, se reducen los consumos. Junto a esto, existe el botón ECON Mode situado a la izquierda del volante (éste regulable en altura y profundidad) con el que también se baja el gasto de carburante. Una vez apretado, el ordenador de a bordo nos avisa del cambio de marchas así como limita el funcionamiento del aire acondicionado, entre otras funciones.

El sistema de tracción total también se ha modificado, utilizando ahora un motor eléctrico que alimenta la bomba hidraúlica encargada de conectar la tracción trasera cuando es necesario. En el anterior CR-V se utilizaban dos bombas para este mismo cometido, lo que también ha permitido ahorrar peso.

Es más cómodo de suspensiones que antes pero no pierde agilidad, en las zonas reviradas se desenvuelve perfectamente.

El CR-V mantiene el mismo tacto cómodo y agradable de la anterior generación, con una reducción de la rumorosidad en el habitáculo de tres decibelios, que según los ingenieros equivale casi a la mitad del ruido percibido por el oído humano, debido al empleo de recubrimientos fonoabsorbentes especiales ubicados en los bordes de las cuatro puertas y al carenado de los bajos; esto último influye también en la resistencia aerodinámica, ahora un 6,5% menor.  Las suspensiones siguen siendo suaves y cómodas, pero la menor altura y los nuevos reglajes de todo el conjunto hacen que los balanceos sean prácticamente inexistentes con una mayor sensación de agilidad en las zonas más reviradas.

Entre los elementos de ayuda a la conducción que puede llevar el CR-V en sus acabados más completos están el sistema de mantenimiento del carril ‘LKAS’ que actúa ligeramente sobre la dirección, el control de crucero activo que mantiene la velocidad y la distancia constante con el vehículo que nos precede y el ‘Collision Mitigation Braking System’ que ante una posible colisión alerta al conductor mediante avisos visuales y sonoros, tensa los cinturones y aplica una mayor presión de frenado para intentar evitar un choque.


Leer también

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad