Análisis del Gran Premio de Gran Bretaña F1 de 2012: El infierno de barro

Webber recupera la esperanza de Red Bull en un Silverstone que no pierde su magia

Barro, agua, viento, sol… Ingredientes extraños para un extraño fin de semana. Se mezclan en el ambiente los gritos de los aficionados enfervorizados y el enfado de los que se quedaron fuera. Se mezcla el calor de los motores con el frío de unas instalaciones modernas que no han paliado los verdaderos problemas de Silverstone: sus alrededores. Han cambiado el asfalto añadiendo algunos metros, pero se equivocaron: el trazado estaba bien; lo que había que cambiar era sus accesos. Por eso hoy Silverstone sigue siendo el infierno de barro.

Por Héctor Campos
© Sutton Espectadores bajo la lluvia en Silverstone

MARK WEBBER REPITE VICTORIA

Con inteligencia y un gran trabajo de equipo, Mark Webber repite victoria esta temporada (ganó en Mónaco) con un gran triunfo en Silverstone. El australiano se aprovechó de una estrategia diferente a la del español, que le permitió llegar a los últimos compases de la carrera con neumáticos mejor conservados, frente a unos blandos del español incapaces de aguantar las últimas vueltas. Ferrari intentó aprovechar la velocidad de sus neumáticos al principio de la carrera para convertir la Pole del bicampeón en una gran ventaja de segundos acumulados respecto al resto de rivales en los primeros compases.

Lo logró con casi todos, menos con Mark Webber, que nunca se despegó lo suficiente como para que la estrategia de Ferrari funcionara. Mark montó neumáticos de opción al comienzo y usó los primarios al final. Fernando hizo lo contrario: puso los prime al principio y dejó los option para el final. Cuando Webber se echó encima del español a sólo cuatro vueltas del final, Fernando asumió su inferioridad y prefirió asegurarse un segundo lugar que intentar cerrar desesperadamente a un Mark Webber que, tarde o temprano, iba a sobrepasarle. Gracias a eso logra otro importante podio que le permite mantenerse líder del mundial y sacar más ventaja a todos sus rivales; a todos menos al propio australiano de RBR, que está un poco más cerca y se perfila como uno de los aspirantes por el título. En Ferrari están muy contentos con las mejoras, con la increíble Pole del sábado e incluso con el cuarto lugar de Felipe Massa (que les coloca segundos en el mundial de constructores), pero enfatizan en que deben mejorar la velocidad punta para tener el mejor coche, cosa que aún no han logrado. Red Bull Racing también está bastante satisfecha: un doble podio que les hace sonreír al recuperarse y volver a probar el champagne

 

 

DECEPCIÓN INGLESA

En McLaren, por el contrario, sí que están de luto: el octavo puesto de Hamilton y el décimo de Button sin problemas reales sobre la pista les han decepcionado. Y no es para menos: se alejan de la cabeza en las clasificaciones mundiales (McLaren cae del segundo al cuarto lugar en el de Constructores). El equipo inglés quería lucirse delante de su público, pero echó en falta la lluvia y eso chafó sus planes. Tanto Lewis como Jenson aseguraron que sus respectivos monoplazas iban perfectamente, pero se quejaron de falta de agarre. Lewis protagonizó una espectacular lucha con Alonso cuando ambos se enfrentaron sobre la pista. Era un duelo “irreal”, pues Hamilton todavía no había parado, pero sirvió para que disfrutáramos de este deporte en toda su magnitud: Alonso le sobrepasó en la recta de la salida de Arena y el inglés le devolvió la pasada en Brooklands, pero Hamilton se pasó de frenada y Alonso volvió a superarle en Luffield delante de la afición inglesa. No es de extrañar que Jenson Button dijera que los Sauber y los Williams eran más rápidos que ellos, pues incluso lo fueron los Lotus, con dos fantásticos resultados: Raikkonen quinto (por poco alcanzó a Massa) y Grosjean sexto; eso coloca a Lotus tercero en el mundial de constructores. 

 

QUÉ QUEDA DE SILVERSTONE

El año pasado no fue la primera vez que Silverstone cambió la localización de sus boxes: en las dos primeras carreras disputadas aquí (1950 y 1951), los boxes estaban situados en la hoy desaparecida recta que unía las curvas de Abbey y Woodcote. Desde 1952 hasta el año pasado los boxes se localizaron en la recta entre Woodcote y Copse. Han sido sesenta años encontrándonos con Copse justo después de la salida, y tras dos carreras con la nueva configuración sigue pareciéndonos extraño salir de Club y entrar en la meta. En cualquier caso hoy, entre tanto circuito urbano, nos maravillamos con el Silverstone del siglo XXI. Los pilotos y los ingenieros no se cansan de ensalzar las características veloces del primer circuito de la Fórmula 1, donde tuvo lugar la primera carrera en 1950 que ganó el Alfa de Nino Farina. Las endiabladas curvas enlazadas de Maggotts, Becketts y Chapel hacen las maravillas del público.

Pero hace veintitrés años (hablamos de 1990, un año no demasiado lejano) no existían. En su lugar había un rápido “triángulo” que unía Copse con la recta del Hangar. Los años han pasado, y Silverstone ha cambiado tanto que hoy prácticamente no sólo ninguna curva se corresponde con su original de 1950, sino que poco tiene que ver con el trazado de 1990: Stowe era mucho más abierta y rápida; igual le pasaba a Club, que nos llevaba a Abbey, una rapidísima curva muy suave que exprimía al monoplaza a su máxima velocidad para llegar a Farm Straight. La unión de esta recta con la de meta se hacía, en sus inicios, con la espectacular Woodcote, una pronunciada curva a derechas que fue modificada a lo largo de los años: se añadió una chicane en 1986 para reducir la velocidad, pero al año siguiente se instaló Bridge unos metros antes, una curva lenta a izquierdas que en 1991 se convirtió en el equivalente inglés del “Estadio” de Hockenheim.

Hoy esta rapidísima curva en bajada (donde Giancarlo Fisichella tuvo su espectacular accidente en 2004) ni siquiera se conserva “gracias” a la nueva zona Arena. Tampoco Copse es la misma, pues su radio ha sido modificado en varias ocasiones, quitándole parte de su encanto. De esta manera nos percatamos de que del trazado de 1990 sólo se conserva la recta del Hangar completamente intacta. Y, aun así, por alguna extraña razón, Silverstone sigue entusiasmando. Por algo será

 

EL INFIERNO DE BARRO

Durante los entrenamientos libres del Gran Premio de Inglaterra de 2000, el McLaren de David Coulthard se quedó parado en el césped en la salida de Chapel por una avería. El piloto y varios comisarios intentaron sacar el monoplaza empujándolo, pero la transmisión se había bloqueado y necesitaba la ayuda de una grúa para sacarlo de la peligrosa zona. Cuando llegó el camión del circuito dispuesto a rescatar el monoplaza, el barrizal formado por la intensa lluvia le jugó una mala pasada y sus ruedas se hundieron en el terreno irremisiblemente ante las carcajadas de los mecánicos de McLaren que, desde el box, contemplaban la paradójica escena: el rescatador siendo rescatado por un ejército de comisarios que empujaban el camión. Mientras, el McLaren tirado quedaba en segundo plano ante el cómico espectáculo. La bandera roja no tardó en aparecer.

Escenas como estas sólo pueden ocurrir en lugares especiales; quizá a nosotros nos haga gracia hoy, pero sin duda son la pesadilla de los organizadores ante una audiencia mundial millonaria. Entrar, salir o pasear por Silverstone bajo la lluvia era una odisea en el pasado y lo sigue siendo hoy: los problemas de acceso han desesperado a los aficionados que finalmente serán recompensados económicamente. No es nuevo: aquel abril de 2000 los organizadores pidieron a los aficionados que no acudieran el sábado al circuito debido al colapso de tráfico y a que la gran mayoría de los aparcamientos (de tierra y césped) habían quedado inutilizados por las lluvias; al día siguiente hicieron lo mismo. Hubo colas de diez kilómetros, y miles de aficionados se quedaron atascados en la carretera, escuchando la carrera por la radio. Pero no les fue mejor a los que consiguieron llegar: muchos coches particulares de los aficionados se quedaron atrapados en los barrizales de los aparcamientos como el McLaren en Chapel. Un desastre. 

 

EN QUIÉN PIENSA ECCLESTONE

Silverstone tiene aún el sabor de un antiguo circuito, de una Fórmula 1 olvidada entre gradas futuristas, rascacielos con forma de naves espaciales y escapatorias asfaltadas. Pero ese sabor cuando llueve se convierte en barro y deja no sólo nostalgia en los ojos encharcados de los aficionados, sino también desesperación e interminables atascos. Ecclestone estaba dispuesto hace once años a acabar con estas situaciones, y declaró: "Es inadmisible que se produzcan estos hechos. Hay países como China, Rusia, Emiratos Árabes o Sudáfrica que quieren organizar carreras. Sólo podemos quedarnos con los mejores circuitos". El dueño de la Fórmula 1, que equiparaba Silverstone a "una obra victoriana que cada año hay que rehabilitar", no consideraba que el mítico trazado inglés estuviera entre los mejores circuitos del mundo. Y desde aquel mismo año, los preparativos para mejorar las instalaciones se iniciaron: "Vamos avanzando, lo necesitamos", comentaba Ecclestone entonces. "Si no, Inglaterra perderá su carrera".

Pero los ciento treinta millones de euros presupuestados se gastaron en obras como cines, museos o escuelas de conducción, y la autopista y los aparcamientos quedaron olvidados. La única solución que dieron fue construir improvisados aparcamientos muy lejos del circuito y montar una línea de autobuses que llevara a los aficionados hasta el autódromo. El problema tenía nombre: setenta y cinco euros de billete. Muchos prefirieron quedarse en casa. El año pasado se remodeló completamente la zona de boxes y se cambió gran parte del trazado, con una zona completamente nueva llamada Arena. Una obra impresionante dentro del circuito que derrochó millones de euros; pero fuera todo sigue igual: los organizadores pidiendo a los aficionados que no acudan a ver la carrera por la que han pagado, y reembolsando el dinero a miles de personas. El resto se fue a casa tras horas y horas de atascos y kilos y kilos de barro en las ruedas y en las botas. Sin duda las infraestructuras se pueden y deben mejorar. Porque aunque el espíritu, el ambiente y la fiesta la ponen los aficionados, y muy pocos como los ingleses para soportar estoicamente tormentas y condiciones imposibles, todos tenemos nuestro límite. Cuidar un poco más una afición tan apasionada y fiel no estaría de más antes de que sea demasiado tarde

 

UNA ESTRELLA DE CINCO PUNTAS

Como no podía ser de otra manera, las últimas palabras de este artículo (que en realidad son las primeras en nuestro corazón) van para María de Villota. Uno nunca ha tenido la oportunidad de conocerla en persona, pero dicen los que sí que es una gran persona y una magnífica profesional. Desde que supimos del accidente de la piloto reserva española de Marussia, ronda por nuestros recuerdos permanentemente una extraña sensación. Y en cada artículo, en cada noticia, en cada comentario y en cada frase siempre hay una estrella de cinco puntas recordando que todos, llevemos cascos, micrófonos o gorras, seamos aficionados de uno u otro piloto, de una u otra escudería, seamos amigos o rivales en los foros… Todos somos compañeros, porque todos somos personas. Y como compañeros que somos, le deseamos la más rápida, pronta y perfecta recuperación posible. Porque tu verdadera carrera empieza ahora. Ánimos, María.


comment-wrapper.tpl.php

3 comentarios Iniciar sesión para comentar o votar

McGrip-37th
McGrip-37th

AZKARREN, es cierto

Es cierto, ademas, la afición británica siempre a sido famosa por su pasión por los coches. bonito video.
AZKARREN
AZKARREN

CUANDO UN SE ENAMORA DE LA F1...

Las inclemencias del tiempo no son impedimento. En las islas británicas hay mucho enamorado......... http://www.youtube.com/watch?v=aAyX7_Ud16M&feature=relmfu
jorgech
jorgech

VOY A REALIZAR UNA EXCEPCION

MUCHA ESTRUCTURA MODERNA FELICITACIONES, LOS CAMINOS DE ACCESO COMO EN 1950/51. "SIN COMENTARIOS. "CONSEJOS ÚTILES"EQUIPO PARA CONCURRIR UN DÍA DE LLUVIA,PARAGUAS "CLASICO"BOTAS ALTAS ESTILO DAMON HILL,PERRAMUS/PILOTO/CAPAS7LO QUESEA PARA CUBRIRSE,ESO SI,"TRACCION EN LAS CUATRO RUEDAS",GOMAS PANTANERAS,Y CIRCULAR POR LA IZQUIERDA,RESPETAR LOS CARTELES Y NO ESTACIONAR EN ELCESPED, PORQUE SOLAMENTE TE SACA UN TRACTOR O UNA GRÚA. SALUDOS HASTA SIEMPRE
user-login-block.tpl.php
Queremos saber tu opinión
¡Bienvenido! Consigue aquí tu cuenta gratis para participar.