07
oct
2012
Si Maranello fuera La Tierra, Alonso podría estar diciendo eso de "Ultimátum a La Tierra". El Mundial se escapa en japonés

El grupo sevillano "No me pises que llevo chanclas" lo cantaban hace años: "Japón… mira que está lejos Japón", y el país del Sol Naciente les parecía raro de ©0_!0πE$ y es que las cosas que pasan allí son raras de ©0_!0πE$. Comen pescado crudo, leen los libros empezando por atrás, fabrican motos de carreras en un país donde los coches llevan una alarma en el cuadro cuando pasas de 80, se pirran por los androides capaces de imitar a seres humanos -a los que a veces parecen preferir- y la peña viaja en el metro leyendo revistas guarras de esas que en el resto del planeta sólo se venden en sex-shops… eso sí, pixelando las zonas erógenas más impúdicas, y entre ellas los sobacos. Que sí, que son raros.

…pero más raro ha sido lo visto en Suzuka porque una pista que siempre arroja carreras electrizantes ha mostrado este fin de semana una prueba, que sin ser aburrida, ha sido normalilla aunque no por ello… inesperada, y la prueba del delito es ese podium. Que Frigodedo acabase arriba del todo con su soberbio Grand Chelem es digno de elogio, pero con el ritmo de carrera que tiene Vettel cuando tiene un coche superior, es algo que no debería sorprender a nadie. Lo que sí que ha sido algo de otro planeta es lo de Felipe Massa, y el aborigen, Kamui Kobayashi.

Ni Felipe es un lógico visitante de la zona noble de este Mundial, especialmente con el coche que tiene, ni tampoco el matao garrocheado que ha pasado por una evidente crisis deportiva durante los dos últimos años. Felipe está atascado atascadísimo desde que Pirelli calza los moniplazas que pilota, pero en Japón ha venido un santo a verle y le ha tocado el serete con sus gayumbos de la suerte. Felipe, sorprendido, ha hundido su pie derecho en el pedal del acelereitor y ha arreado como nunca. A resultas de su desempeño, a estas horas debe estar quitándose la peste que te emborriza cuando te bañas con esa carísima sopa con pompas francesa llamada champán.

La lectura chunga de la jugada es que el Lego2012 va mu malamente en el cualifáin, peor en carrera parece -parece- estar por delante de los McLaren y Lotus, pero ALO no ha podido sacar tajada de este beneficio tras su Encuentro en la Tercera Fase con el aletín del Hombre de Hielo. Alonso arrinconó al finlandés en la primera curva, y Mr. Magnum reentró en el asfalto tras salirse y pisar 'lo verde' y no echó el ancla a tiempo; de su toque, el de Oviedo quedó más varado en el arroz de la sushigravilla que un partido opositor en Corea del Norte. ALO tenía la posición ganada y en carrera esto probablemente hubiera costado un chusco cogotero para Kimito, pero las salidas tienen una normativa específica más propia del hundimiento del Titanic con aquello de "Sálvese quien pueda", y a menos que la líes parda y te hagas 'un Grosjean', la cosa queda en, 'apáñatelas, chavalote, que pa eso Massa ha hecho una carrera excepcional, lo que arroja dos datos: uno, que no es el matao que parece y que con un poco de suerte puede estar incluso por delante de su coche. El Lego2012 no está como para hacer segundo -en sus manos-… pero ahí ha llegado. Y dos, ese coche es flojaina en cualifáin pero en carrera -cuando va el coche cargado de agua de fuego- parece que responde al embate del resto de la jauría.

ALO se queja en público y espolea ante las cámaras la falta de creatividad e inventos fiables en su bólido, y el problema no parece ser una alarmante sequía en las ollas de Maranello, sino que lo que traen… no funciona. Los gadgets transportados hasta Singapur fueron de cacafú, y a tenor de los tiempos observados en los Libres japoneses, otros coches parecían más en forma. Si, fue mala pata lo del bloqueo de Vettel sobre el asturiano en su intento de vuelta rápida del cualifáin. Mereció otra suerte, y cuando apuras tanto hasta los últimos minutos de la cuali, puede pasar lo que pasó: cagada, pero por culpa ajena. Vettel se llevó una colleja pero ALO tuvo que salir sexto (y "muchas gracias, señor guardia")

El de Oviedo seguro que llevó palabros fuertes al debriefing de su equipo tras el gepé nipón, pero con independencia de ello, Ferrari llevará chirimbolos nuevos a Corea e India… lo necesitan o pueden empezar la palmatoria de un Mundial que ha tenido durante meses en el bolsillo. Si esto se les vuelve a escapar, alguien -a quien no quiero señalar- debería hacerse el harakiri... así que se vaya a un mercadillo a pillarse una katana antes de salir zumbando pa Corea.

El otro sorpasso de la jornada ha sido ver a Kamui Kobayashi, El Camarero Volador, en el podium. Por poco no lo pilla en los últimos giros el espoleado McLaren de Button, primera carrera de la escudería de Woking tras el anuncio de marcha de Lewis Hamilton a Mercedes, y en el que todas las suspicacias empezaron a ser salpicadas al ver lo flojuno del huidizo piloto de color. Lewis se pira y en McLaren le necesitan… pero tampoco se van a matar por él. Si, han dicho que sigue siendo su chico hasta el 31 de diciembre, pero "pa tres días que le quedan en el convento… me defeco en el interior". No le perjudicarán, pero tampoco harán sacrificios baldíos.

De vuelta al japo, muchos le veíamos más fuera que dentro en Sauber pero este chute de alegría con sobredosis de madera, aportan puntos contantes y sonantes a la escudería, al piloto un puñadito de leuros en forma de Bonus por sus logros, y un cargamento de credibilidad tras un año sombrío y eclipsado por un demoledor Checo Pérez. Muy bien por Kamui, que marca un hito al ser el tercer local que sube a un podium de la Fórmula 1 ante su público. Gallifante para el muchacho, y esperemos que esto reverdezca su valor de mercado; si desfila en dirección a la puerta del equipo suizo, a ver si le sale otro que le quiera.

Conclusión: tal y como dice el propio Alonso, se reinicia el Mundial y los logros previos no sirven de nada. El puñadito de puntos que saca de ventaja a Vettel, que se pueden contar con los dedos de una mano, es una ventaja tan exigua, que a menos que ALO gane en Corea, fácilmente le puede hacer perder un bien ganado liderazgo. Cinco carreras, 125 puntos, un piloto encarnado que está muy por encima de su equipo, y un equipo azul que pone a su piloto por encima del resto… que Lewis parece neutralizado. Er… ¿cómo se llaman las pastillas esas del corazón, las que se ponen debajo de la lengua… las Juanolas no, las de los jamacucos?

 

PD: Ole los hué de los mandatarios niponés. En el resto del planeta, los políticos de turno que entregan los premios, se vuelven hacia las cámaras cuando han repartido las copas… en Japón se vuelven hacia los mendas a los que se homenajea: los que se han jugado el bigote en el asfalto. Evidentemente es otra educación, otro estilo, otra clase, otro tipo de… honor.

@VirutasF1

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad