Los mecánicos también se entrenan en invierno

Estiramientos, gimnasio y pruebas para estar en forma

Durante la aparente calma invernal en la que el aficionado busca otros deportes o aficiones para saciar su hambre de Fórmula 1 y esperar la primera carrera, los pilotos realizan innumerables actividades. Pero ¿qué pasa con los mecánicos? Sí, ellos también se lo pasan en grande… entrenando en el gimnasio. Los meses invernales no son de descanso, ni siquiera para ellos. El equipo Mercedes Grand Prix nos explica cómo pasan el invierno sus chicos de boxes.
Por Héctor Campos
© Sutton Los mecánicos de Red Bull son 'los más en forma'

Ciclismo, esquí, natación, actividades promocionales… Los pilotos no paran ni cuando la temporada se acaba y el invierno nos deja sin carreras. Pero no son los únicos que necesitan mantener sus mentes y sus cuerpos ocupados hasta que el ruido de las carreras vuelva con una nueva temporada: el equipo de mecánicos de boxes, los héroes anónimos de cada año, tienen su propio programa de preparación. Quizá no piloten a 300 kilómetros por hora, pero también son parte importante de las victorias.

Matt, el jefe mecánico de Mercedes GP, es el encargado de contarnos brevemente que sus chicos también tienen que mantener el cuerpo activo para que no se oxide durante el invierno: "Todos hacen entrenamientos durante 45 minutos una vez a la semana", asegura. "Hacen pruebas en el gimnasio para entrenar sus reflejos, y también trabajan la parte superior de sus cuerpos, su fuerza, corren y hacen ciclismo".

Dichos ejercicios están especialmente pensados para el personal de pista, el que vemos por televisión en las paradas en boxes. Pero hay otros mecánicos más anónimos todavía, pero igual de importantes: los que reparan los coches de Michael Schumacher o Nico Rosberg cuando éstos deciden "aparcarlos" contra los muros de algún circuito. Ellos asisten a clases de estiramiento dos veces por semana y usan el gimnasio disponible en la fábrica de Brackley al menos una vez a la semana: "Las clases de estiramientos son especialmente buenas cuando vamos a las primeras pruebas invernales del año", asegura Matt. "Obviamente hace mucho frío ahí fuera, y de repente se trabaja 18 horas al día, se pasa mucho tiempo inclinado sobre los coches, y si no se tiene cuidado, uno se puede lastimar rápidamente. Y para ser honestos, ¡no somos cada vez más jóvenes!".

Pero la parte estrella de los entrenamientos son los simulacros de las paradas para cambiar las ruedas. A los aficionados les encanta verlas. En Mercedes las realizan dos veces a la semana en invierno. Teniendo en cuenta que el tiempo medio de cada parada se ha reducido considerablemente en los dos últimos años (sólo 2,9 segundos fue la media de 2011), Mercedes tiene uno de los equipos de mecánicos mejor entrenados, pues ha logrado siete de los mejores tiempos individuales la pasada temporada, y también ostenta la media más rápida durante todo el año. 2012 se presenta como todo un desafío y un reto que no piensan desestimar: "Cuando se es bueno en algo, se quiere continuar haciéndolo bien. La presión llega de dentro de ti para mantener los buenos resultados, más que desde fuera", asegura Matt.

Ahora que no se reposta, las paradas en Fórmula 1 son ultrarrápidas, y cada milésima de segundo cuenta. Por eso, cada error, por pequeño que sea, se convierte en fatal. ¿La clave para 2012? "Consistencia. Pronto llegaremos a un punto en el que no podremos ser más rápidos en las paradas, así que la clave será ser los más rápidos consistentemente y mantener el nivel". Y eso a pesar de los errores: "Los fallos ocurren. Cuando siempre se trabaja al límite, los errores no se pueden sacar de la ecuación. Pero lo importante es cómo los chicos afrontarán los errores para reaccionar y enmendarlos rápidamente". Quizá el invierno sea frío en la calle, pero es muy caliente en los entrenamientos.

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad