Conferencia de prensa GP de Mónaco F1 2012 - Domingo

Webber: "Creo que tenemos el coche más débil de estos tres años"

El Gran Premio de Mónaco ha traído un vencedor más a la ya larga lista de laureados en esta temporada 2012. Mark Webber, vencedor en Montecarlo, ha obtenido el quinto oro consecutivo de Red Bull en el Principado, pero reconoce que el RB8 de este año es más débil que los dos anteriores. Nico Rosberg y Fernando Alonso han completado el atípico podio monegasco, tanto como la carrera que hemos vivido. Estas han sido las impresiones posteriores de los tres primeros ante los micrófonos en rueda de prensa.
Por Martí Muñoz y África Rosaleny
© Sutton Mark Webber en el RB8 al finalizar la carrera

PARTICIPANTES

  • Mark WEBBER (Red Bull)
  • Nico ROSBERG (Mercedes AMG)
  • Fernando ALONSO (Ferrari)

Mark Webber ha registrado hoy en sus estadísticas su segunda victoria en Mónaco, la tercera consecutiva para el equipo Red Bull. Escapado desde la salida con Rosberg, sólo la lluvia de la última parte de la carrera habría podido jugarle una mala pasada al australiano, pero finalmente ha podido cruzar la meta en primera posición. "Una salida bastante buena; me escapé con los superblandos con Nico. Teníamos una pequeña ventaja sobre el resto. El clima estaba amenazando durante la ventana de pit-stops y no estábamos seguros de si debíamos aguantar y montar los intermedios cuando lloviera o qué teníamos que hacer. Todos estábamos intentando que los neumáticos cogieran la temperatura necesaria al principio del stint; el grip en la parte delantera ha sido muy, muy pequeño y he tenido que jugar con la distribución de frenada y otras cosas para solucionarlo. Por lo que a la lluvia respecta, como Fernando dijo al bajar del coche había momentos en los que él rezaba porque lloviera, diciendo '¡venga va, llueve, llueve!' y luego cuando empezó decía '¡no,no, no quiero que llueva!'. Ha sido un día genial para el equipo y para mí". 

Pese a la victoria, Webber reconoce que Red Bull no gana este año con la facilidad de las dos temporadas pasadas, pero aún así cree que optan al oro: "Creo que este año tenemos el coche más débil de estos tres años, pero todavía es suficiente para ganar. Este año ha sido mucho más difícil. No sé, quizás los chicos (de la fábrica) beben mucho Red Bull y los mantiene muy concentrados".

Rosberg, por su parte ha conservado la segunda posición de partida, resultado que contrasta con la mala fortuna de sun compañero Michael Schumacher, que finalmente ha tenido que abandonar la prueba: "Hice una buena salida, pero Mark también. Luego se trató de controlar los neumáticos y debo decir que estoy un poco sorprendido por lo bien que se han comportado. Creo que, en el global del fin de semana, hemos sido los coches más rápidos, pero las cosas no nos han ido a la perfección y esta segunda posición podría haber sido una primera".

Fernando Alonso ha superado los pronósticos que la Scuderia Ferrari se había marcado para la carrera: finalizar por delante de Vettel y Hamilton para garantizarse la primera posición del Campeonato, plaza desde la que llegará a la próxima cita en Montreal: "Nuestro objetivo era acabar por delante de Sebastian y de Lewis, ya que estaban por delante de nosotros en el Campeonato. Creo que cuando vas carrera a carrera puedes concentrarte. Todo nos fue bien en la salida, pero toqué a Grosjean. En aquel momento pensé que el coche podía estar dañado, pero estaba perfectamente bien. En los primeros 10 metros me puse al lado de Romain y estaba adelantando también a Lewis, pero se acercaron el uno al otro y yo puse el coche en medio. Creo que toqué a Romain con mi rueda trasera izquierda e hizo un trompo".

Rosberg ha peleado para superar a Webber, ya que sentencia que el W03 ha sido el coche más competitivo del fin de semana, pero explica que sólo había dos maneras de ganarle y ninguna ha podido ser: "Hay dos maneras de ganar a Mark (Webber): Una, es hacer tandas muy largas y confiar en que al final seré mucho más rápido que él, lo que es complicado. La mejor opción es hacer stints cortos y confiar en que podré hacer buenos cronos al salir de boxes".

Sin embargo, el hito más destacable de este Gran Premio ha sido que, por sexto Gran Premio consecutivo, el ganador ha sido distinto. Webber cree que posiblemente en el circuito Gilles Villeneuve veamos de nuevo un ganador distinto, pero su deseo es que finalmente las cosas se estabilicen: "Las carreras son difíciles de predecir incluso para nosotros. Es frustrante para nosotros, ya que queremos ir al límite, pero es distinto a como era en el pasado. Quizás tengamos siete ganadores distintos en Montréal, pero con un poco de suerte podremos volver a la rutina".

La anterior victoria del piloto aussie fue en 2010, éxito más sencillo que el de este año, ya que los neumáticos Pirelli dificultan mucho la tarea: "Esta ha sido más complicada. Estoy muy contento con lo que ha durado ese neumático; Nico hizo un stint un poco más corto y me sorprendió, ya que sus neumáticos no estaban tan mal. Y luego pasamos a una fase distinta de la carrera ya que montamos los blandos, que no eran los ideales para nosotros. Debo decir que había muchas virutas de goma en la pista; luego vino la lluvia. Siempre es complicado cuando eres el primer piloto y está chispeando". De hecho, afirma que hasta la última curva no estaba seguro al 100% de ganar: "Vuelta 78, en la salida de la curva 19. Mónaco es así. He visto los Grandes Premios de 1982 y de 1983. Prost era líder a falta de dos vueltas y se estrelló".

Rosberg, pese a que cree que la victoria era posible, afirma que no podía haber hecho una mejor salida: "¡No! Estábamos alejándonos del resto pero no lo suficiente como para atraparle (a Webber). No había mucho más que pudiera hacer, pero aun así es bonito ver lo rápido que estamos progresando". De igual manera, aunque con la lluvia parecía que se acercaba al de Red Bull, los neumáticos no estaban en su mejor momento: "No, mis neumáticos estaban sufriendo y en ocasiones era difícil que cogieran la temperatura idónea; las gomas perdieron temperatura pero hacia el final de la carrera la recuperaron".

El bicampeón de Maranello explica que tal vez la carrera hubiera sido distinta de haber podido adelantar a Hamilton en la salida, pero cree que el factor decisivo han sido los neumáticos, que de haberlos mantenido más tiempo podrían haberles hecho ganar más posiciones: "Podríamos haber adelantado a Lewis en la salida y luego quizás la carrera habría sido distinta. Los neumáticos han sido sorprendentemente buenos, sorprendentemente consistentes. Con los problemas de temperatura y el ritmo que teníamos después de la parada a boxes, creo que podríamos haber ganado más posiciones si hubiéramos rodado más tiempo con ese neumático".

De hecho, cree que era posible luchar más de cerca con Rosberg y Webber: "Sí, sin lugar a dudas. La temperatura, las condiciones de la pista o por lo que fuera, los blandos no eran rápidos al principio, por lo que cuando la gente de nuestro alrededor empezó a parar en boxes tuvimos que tomar una decisión".

El final de la carrera ha despertado en todos las expectativas de un cambio repentino de posiciones. Sólo un segundo y tres décimas separaba a los cuatro primeros clasificados, cualquier cosa podía suceder sobre la pista mojada. Sin embargo, la estrategia preparada en Ferrari pasaba por mayor cantidad de lluvia. "Si hubiera llovido, sí. Habríamos montado los neumáticos intermedios; siempre hay más posibilidades de adelantar en mojado que en seco. Estábamos listos para arriesgar ya que la victoria en Mónaco significa mucho".

El ritmo en carrera de Webber parecía ser más competitivo que el de Vettel, por lo que un periodista ha inquerido si llevaban puestas a punto distintas en sus RB8: "Siempre hemos trabajado muy bien como equipo. Él hizo algunos cambios antes de la calificación y, visto en perspectiva, no ha estado muy contento con ellos".

En cuanto al Mundial, la batalla continua y Red Bull no da nada por perdido. "Necesitamos sumar siempre y cuando se presente un día como el de hoy, no dejarlo escapar. Debemos sujetarlos con las dos manos y aferrarnos a ellos con los pies como el demonio".

La alegría de Webber por su victoria y la de Alonso por recuperar el liderato del Mundial han sido comparables. El español ha explicado que ayer no estaban muy contentos con el resultado de la calificación, sensación que hoy se ha visto compensada. "Ayer había una cierta decepción en el ambiente por el resultado de la calificación, pero el equipo estaba extremadamente contento. Fuimos quintos y séptimos por primera vez en 2012. Es un hecho que hemos adelantado a algunos equipos en el Campeonato de Constructores con los puntos que hemos sumado hoy. Parece que todo (las mejoras nuevas) funciona bien, por lo que no sólo estamos contentos por el resultado ni por el ritmo, que somos conscientes que debemos mejorar, pero estamos contentos por la dirección en la que parece estar el equipo. Todo lo que ponemos en el coche parece positivo; las próximas dos semanas serán importantes".

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad