Renault descubre el fallo de los motores de Vettel y Grosjean, pero no su origen

Un sobrecalentamiento acabó con sus alternadores

Renault ha determinado que el problema mecánico que Sebastian Vettel y Romain Grosjean sufrieron en el pasado Gran Premio de Europa fue consecuencia de un sobrecalentamiento del alternador de sus motores. De todos modos, la marca del rombo todavía desconoce por qué se dio tal situación.
Por Martí Muñoz
© Sutton Un sobrecalentamiento acaba con dos motores Renault en Valencia

A pesar de no haber solucionado el problema del todo, Renault ya puede respirar más tranquila: la marca del rombo ha determinado el motivo por el que fallaron los alternadores de los RS27 V8 de Sebastian Vettel y de Romain Grosjean en el pasado Gran Premio de Europa.

Según ha averiguado la fabricante francesa, el culpable del fallo mecánico de ambos propulsores fue un sobrecalentamiento de los alternadores que dejó sin suministro eléctrico a los motores y que, por consiguiente, obligó a sus pilotos a retirarse cuando eran candidatos a la victoria.

El trabajo todavía es frenético en la factoría de Renault Sport F1, puesto que la marca desconoce por qué se produjo tal aumento de temperatura. "Hemos comprobado las piezas y parece que no había ninguna razón obvia para el fallo", explica Rob White. "Estamos haciendo más pruebas en Viry para reproducir las condiciones (de la carrera) y comprobar de nuevo los resultados".

De todos modos, White ya puede descartar del todo la teoría que afirma que fue el lento ritmo del Safety-Car el factor que inició el desastre. De hecho, el motor del piloto de Red Bull ya empezó a fallar mucho antes. "El alternador del coche de Sebastian Vettel estaba dando señales de sobrecalentamiento antes del periodo de Safety-Car", revela. "Las lentas velocidades alargaron su vida. Cuando Sebastian volvió al ritmo de carrera el problema regresó".

Grosjean también se vio obligado a abandonar, pero en este caso su RS27 no dio señales de alarma en ningún momento. "En el coche de Romain, el problema ocurrió de repente unas vueltas después de que el coche de seguridad se retirara".

Con tal de cerciorarse de que estas anomalías no se repiten en el GP de la Gran Bretaña, la marca del rombo ya está trabajando en alternativas. "Estamos estudiando distintas soluciones", explica el ingeniero británico. "La primera consiste en usar otro lote de alternadores en Silverstone, o quizás modificar ligeramente su diseño".

Si las simulaciones llevadas a cabo en Francia no resultan satisfactorias, Renault podría recuperar el diseño de la temporada anterior. "También estamos considerando volver a usar la especificación del alternador de 2011. Estamos trabajando con todos nuestros socios para introducir algunas soluciones mecánicas y de refrigeración o para cambiar algunos reglajes de los mapas de aceleración de modo que la conducción sea menos agresiva. Todo esto será evaluado entre hoy y Silverstone y volveremos a analizarlo todo después del kilometraje del viernes. Veremos qué medidas adicionales debemos tomar".

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad